Urgencias 24h.
649 479 855
Facebook
Twitter
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

Parásitos externos: Garrapatas - Veterinarium

Parásitos externos: Garrapatas

El buen tiempo y la subida de las temperaturas nos permite disfrutar de largos paseos y excursiones campestres con nuestros perros, pero también les exponen, en mayor medida, al riesgo de contraer parásitos externos poniendo en peligro su salud debido a la infinidad de enfermedades que pueden transmitirles, tanto a ellos como a nosotros, con consecuencias fatales (incluida la muerte).

Los parásitos externos más comunes suelen ser las garrapatas, mosquitos y pulgas.

Las garrapatas, son ácaros de gran tamaño, con ocho patas, que parasitan en los animales vertebrados de sangre caliente, siendo los perros el “blanco” perfecto para que estos animales puedan alimentarse, ¡aunque los humanos no estamos exentos de ser contagiados por estos parásitos! Así que, tanto por la salud de nuestra mascota como por la de toda la familia, debemos prestar especial atención.

Si nuestro perro tiene algún “inquilino” de este tipo instalado en su piel presentará malestar, inquietud y nerviosismo, y en casos extremos parálisis de la zona donde tenga el parásito, e intentará rascarse continuamente de forma desesperada.

Las zonas más comunes donde suelen instalarse son aquellas donde el perro tiene la piel más fina y presenta mayor dificultad para rascarse, tales como las axilas, las orejas, el cuello…

Una vez que la garrapata está alojada comenzará a alimentarse absorbiendo sangre a la vez que introduce su saliva, la cual posee toxinas que pueden provocar adormecimiento en los tejidos del cuerpo de nuestro perro.

Si detectamos garrapatas, acudiremos lo antes posible a la consulta de nuestro veterinario, ya que si intentamos eliminarlas nosotros mismos corremos el riesgo de no hacerlo correctamente y empeorar la situación.

Para prevenir una infestación parasitaria deberemos asesorarnos de forma adecuada antes de comprar y administrar cualquier producto antiparasitario de los que podemos encontrar en los establecimientos, para ello, consultaremos con nuestro veterinario de confianza para que nos indique cuál es el mejor tratamiento para nuestro perro, en función de su edad, tamaño, etc.

Puede ocurrir que en algunas ocasiones estos tratamientos no resulten lo suficientemente efectivos, por lo que siempre es recomendable visitar a nuestro veterinario para que realice una valoración clínica de nuestro perro.

No debemos olvidar la importancia de una higiene correcta (lavado y cepillado), así como la revisión diaria del cuerpo de nuestra mascota.

Deja un comentario

*
*