Veterinarium: Teléfono fijo 91 881 39 95 / WhatsApp 649 47 98 55

Veterinarium II: Teléfono fijo 91 280 64 19 / WhatsApp 673 61 37 18

Facebook
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

¿Cómo tener a nuestro perro  entretenido mientras estamos fuera de casa?

¿Cómo tener a nuestro perro  entretenido mientras estamos fuera de casa?

Dejar a nuestras mascotas solas en casa no siempre es fácil. De acuerdo con la nueva Ley de Bienestar Animal, las mascotas pueden pasar hasta tres días solas en casa sin vigilancia, mientras que el límite para los perros es de 24 horas. Al margen de cumplir con esta regulación, no es lo más adecuado que tu perro o tu gato pasen tanto tiempo solos de forma habitual.

Es importante que cubramos sus requerimientos básicos de comida y agua, pero también que les proporcionemos la posibilidad de hacer sus necesidades, así como darles atención, cariño y momentos de juego. Si dejamos a nuestra mascota sola en casa frecuentemente, por compromisos laborales, sociales o de otra índole, has de brindarles entretenimiento para paliar problemas como el aburrimiento, el estrés, la ansiedad por separación o el miedo, pues todas estas sensaciones suelen derivar en un mal comportamiento y travesuras por parte del animal.
Ideas para entretener a tu perro cuando se quede solo en casa
1. Reserva algunos juguetes para dárselos únicamente cuando le dejes solo. Así no los tendrá vistos y le resultará más novedoso.
2. Opta por juguetes interactivos como rompecabezas que deban descifrar para acceder a la comida ( premio).
3. Otra excelente alternativa son los juguetes y mordedores que se pueden rellenar con comida o chucherías. Así se entretienen lamiéndolos un buen rato, incluso una buena idea para el verano es congelarlos.
4. También encontrarás en el mercado juguetes que pueden teledirigir con el móvil para que el animal se divierta persiguiéndolos por casa.
5. A los perros les viene bien la estimulación del olfato . Puedes ponerle una alfombra olfativa con comida o prepararle un circuito escondiendo por la casa para que las busque.
6. También existen comederos interactivos que puedes activar con el móvil para que les lance chucherías .
7. Algunas cámaras de videovigilancia incluyen un altavoz que te permite hablar con tu mascota estando fuera de casa.
8. Puedes ponerla la tv, la radio,  o una lista de reproducción de música para animales o vídeos de Youtube.

Puedes encontrar más artículos interesantes en pinche aquí  

Información sobre nuestra clínica Veterinarium

Síguenos en nuestras RRSS Facebook e Instagram 

Mastitis en perras

La mastitis canina es una de las enfermedades más comunes que afectan a las perras lactantes, que recién han dado a luz e incluso puede darse en perras no embarazadas.

Por este motivo, si tenemos a una perra como miembro de la familia es importante conocer los síntomas que la causan, el tratamiento y los cuidados que debemos ofrecer a nuestra mascota para hacerle más leve el paso de esta enfermedad

Para conseguir un diagnóstico certero de la mastitis en perros es necesario evaluar la historia clínica del animal y realizar diferentes pruebas diagnósticas.

Los síntomas de mastitis en la perra son:

  • Secreción de pus
  • Secreción sanguinolienta
  • Hinchazón
  • Irritabilidad
  • Signos de dolor
  • Mamas irritadas
  • Mamas enrojecidas
  • Protuberancias
  • Vómitos
  • Diarreas
  • Malestar
  • Fiebre
  • Apatía
  • Aumento del ritmo cardíaco
  • Temperatura alta

 

Si tienes la mínima sospecha de que tu perra está sufriendo mastitis canina la primera acción será acudir al veterinario de confianza para que realicen un examen físico, un análisis de sangre y un cultivo bacteriano.

 

Tumores de mama en perras

 

Puedes encontrar más artículos interesantes en pinche aquí  

Información sobre nuestra clínica Veterinarium

Síguenos en nuestras RRSS Facebook e Instagram 

Consejos y obligaciones para traer un perro a casa: Nueva Ley de Bienestar Animal

Consejos y obligaciones para traer un perro a casa: Nueva Ley de Bienestar Animal

Traer un perro a casa es una inmensa alegría, pero también supone una gran responsabilidad a largo plazo que exige estar seguro de poder tener al animal en las mejores condiciones cumpliendo con la ley. En España hay 9,3 millones de perros registrados, una cifra que ha aumentado casi un 40% en los últimos tres años a raíz de la pandemia. Con el fin de proteger sus derechos, la nueva Ley de Bienestar Animal introduce algunos cambios que los dueños de las mascotas deben tener en cuenta de manera inmediata.
¿Qué hay que tener en cuenta, entonces, antes de traer un perro a casa? 
1. Investigar sobre razas y necesidades
Cada raza presenta determinadas características en cuanto a tamaño, temperamento, nivel de actividad y requisitos de cuidado. Para disfrutar de la mascota hay que elegir la raza que mejor se pueda adaptar al hogar y al estilo de vida de la familia.
Lo mejor es informarse previamente acerca del nivel de energía, necesidades de ejercicio diario y cuidados específicos de la raza que nos interesa. Lo más conveniente sería solicitar información a expertos  o consultar a dueños de perros similares que nos puedan aportar su punto de vista.
Hay que tener en cuenta, además, el listado de Perros Potencialmente Peligrosos, que podrían suponer un manejo más complicado. Antiguamente la ley establecía un Seguro de Responsabilidad Civil a los dueños de los perros de estas razas, entre las que se incluyen el pit bull terrier, el rottweiler o el dogo argentino, pero con la nueva Ley de Protección Animal este seguro será obligatorio para todas las razas.
2. Realizar el curso al que obliga la nueva Ley de Bienestar Animal
La nueva Ley de Bienestar Animal es una normativa que ha nacido con el fin de regular en qué condiciones se tienen a las mascotas y cómo se las debe tratar para proteger su integridad física y emocional, frenar el abandono y el maltrato animal, y promover una tenencia responsable.
Esta nueva normativa fue aprobada el 16 de marzo de 2023, y publicada en el BOE el día 28 de marzo, y entra en vigor el 29 de septiembre de 2023. A partir de este día, los dueños de los perros tienen nuevas obligaciones, entre ellas la realización de un curso para ser titular de un perro. La formación, que será gratuita, tendrá validez indefinida y se podrá hacer online.

 

3. Identificar a la mascota
De igual manera, con la nueva ley, será obligatoria la identificación con microchip a todos los perros desde su nacimiento, y todas las mascotas deberán inscribirse en el Registro de Animales de Compañía de la Comunidad Autónoma donde vivan.
El microchip sirve como reconocimiento legal de que el perro es parte de nuestra familia, lo que ayuda a su identificación en caso de pérdida o robo y disuade a los propietarios que piensen en abandonar a sus mascotas.
El proceso de infiltrar el microchip es rápido y sencillo, se puede hacer en una visita al veterinario y nuestro perro no sufrirá, ya que la implantación no duele ni provoca reacciones alérgicas o efectos secundarios, y tiene una duración aproximada de 25 años.
4. Disponer de tiempo, espacio y compromiso
Antes de dar el paso de traer un perro a casa es fundamental reflexionar sobre el compromiso que implica tener una mascota. Los canes requieren atención constante, cuidados diarios y una inversión significativa de tiempo para alimentación, ejercicio, socialización y entrenamiento.
En este sentido, la nueva Ley de Bienestar Animal hace referencia al tiempo máximo que un perro puede estar solo en casa, sin la supervisión de su dueño. La normativa fija que el plazo no puede ser superior a 24 horas consecutivas.
Por otro lado, a la hora de elegir una raza u otra, también debemos sopesar el espacio que tenemos en casa para que se sienta cómodo y si va a tener una zona amplia para descansar y jugar.
5. Preparar el hogar
Antes de dar la bienvenida a la mascota es esencial preparar el hogar para crear un ambiente seguro y cómodo. Para ello, habrá que establecer un espacio específico para el descanso del animal, donde tendrá su cama y sus juguetes. Si se tiene jardín, se puede entrenar al perro para que haga allí sus necesidades.
Antes de traer al perro a casa hay que realizar una limpieza en profundidad para eliminar cualquier peligro potencial, como objetos pequeños, cables, plantas tóxicas o artículos de limpieza. También es necesario identificar áreas que puedan ser peligrosas, como balcones o escaleras, con el fin de bloquear su paso
Hay que tener en cuenta, además, que la nueva Ley de Protección Animal establece que se prohíbe tener al perro de forma habitual en terrazas, balcones, azoteas, trasteros, sótanos, patios o vehículos. Cuando el propietario se vaya de casa, el animal deberá contar con un espacio bien acondicionado dentro de la vivienda para que pueda jugar, alimentarse y descansar de forma segura.
6. Calcular los gastos
Traer un perro a casa implica una inversión de dinero, por lo que los expertos consideran fundamental revisar el coste a corto y largo plazo asociado a su cuidado y atención:

 

  • Coste inicial
Variará en función de si el perro se adopta o se compra, pero también hay que tener en cuenta que el animal necesitará, al menos, comedero, bebedero, cama, collar, correa, juguetes y, en caso necesario, trasportín.
  • Alimentación
Los perros requieren una alimentación equilibrada y de calidad para mantener su salud.
  • Entrenamientos
Si se necesita inscribir al perro en clases de obediencia o para corregir comportamiento llevará un coste asociado.
  • Gastos de cuidado en nuestra ausencia
Si se viaja a menudo o se trabajan muchas horas fuera de casa quizá sea necesario contratar a cuidadores o dejarlo en un hotel para mascotas para que el animal reciba la atención adecuada.

 

7. Proporcionar cuidados veterinarios
Los cuidados de salud son fundamentales para garantizar que la mascota se encuentra en óptimas condiciones, por lo que hay que tener en cuenta que habrá que hacer frente a gastos veterinarios como los siguientes:

 

  • Exámenes de salud iniciales: en la primera visita, el veterinario comprobará su estado de salud general.
  • Vacunas y desparasitación: son esenciales para proteger al perro de enfermedades graves.
  • Tratamientos preventivos: los tratamientos para mantener al animal libre de pulgas, garrapatas y gusanos intestinales son necesarios para que se mantenga sano.
  • Esterilización o castración: no solo sirve para controlar la población de mascotas, sino también para prevenir problemas de salud a largo plazo.
  • Cuidado dental: será necesario programar limpiezas dentales regulares para prevenir enfermedades periodontales y mantener sus dientes en buen estado.
  • Emergencias médicas, medicamentos y tratamientos especiales: conviene contar con ahorros para hacer frente a posibles accidentes o para tratar condiciones de salud crónicas, especialmente cuando el animal va cumpliendo años.

 

8. Contratar un Seguro de Responsabilidad Civil Obligatorio
Con la nueva ley, también pasa a ser obligatoria la contratación de un Seguro de Responsabilidad Civil con el que cubrir posibles daños a terceros. Hasta el momento, este seguro se exigía solamente a Perros Potencialmente Peligrosos (PPP), mientras que para el resto era voluntario. A partir de ahora será obligatorio para todos los dueños de perros, sin importar la raza, según recoge el artículo 30.3 de la nueva normativa.
El precio del seguro puede variar dependiendo de la compañía aseguradora, aunque suele costar entre 24 y 35 euros al año. La mayoría de las pólizas proporcionan un límite de responsabilidad de hasta 200.000 euros al año, con una franquicia de 200 euros. También existe la opción de contratar un seguro más amplio, por unos 90 euros al año, que cubre daños a terceros por un máximo de 150.000 euros y ventajas como alojamiento gratuito del animal en residencias caninas si hospitalizan al dueño, o asistencia veterinaria con un tope de 1.000 euros en caso de accidente. 
La nueva normativa indica que los dueños de perros que no contraten el Seguro de Responsabilidad Civil podrían ser multados con sanciones consideradas leves. Las faltas graves suponen multas cuyo rango oscila entre los 500 y los 10.000 euros.

Puedes encontrar más artículos interesantes en pinche aquí  

Información sobre nuestra clínica Veterinarium

Síguenos en nuestras RRSS Facebook e Instagram 

 

Signos que indican que los perros se hacen mayores: cómo cuidarlos en esta nueva etapa

Signos que indican que los perros se hacen mayores: cómo cuidarlos en esta nueva etapa

  • Existen diferentes señales que muestran el envejecimiento del animal como la artrosis, los problemas cardíacos o los respiratorios, entre otros
  • Gracias a los avances en prevención, diagnóstico y tratamientos veterinarios, los perros tienen la oportunidad de contar con una mayor atención y cuidados en su día a día
  • Los progresos técnicos y la especialización veterinaria aumentan un 4% la esperanza de vida de los perros, que llegan a vivir 12 años cuando son de razas grandes y 15 o 18 años si se trata de razas pequeñas.

Se considera que, entre los 6 u 8 años, los perros comienzan esta nueva fase, en la que el animal experimenta ciertos cambios en su estado físico y su comportamiento.

Algunos de los signos propios del envejecimiento en los perros son la artrosis, los problemas cardíacos y respiratorios, así como las enfermedades hormonales. Otros que pueden ir apareciendo son la sordera, pérdida progresiva de visión, mal aliento (halitosis), problemas para orinar o defecar, pérdida de apetito y de peso, presencia de bultos, cambios de la coloración del pelaje y cambios en el comportamiento. El animal puede comenzar a sufrir olvidos, desorientación, ansiedad y cambios en el sueño que puede indicar que nuestro perro padece de disfunción cognitiva.

Gracias a los avances en prevención, diagnóstico y tratamientos veterinarios, los perros tienen la oportunidad de contar con una mayor atención y cuidados en su día a día, lo que mejora su calidad de vida.

Llegados a estas edades es conveniente ir al veterinario para un chequeo más exhaustivo específico para perros sénior una vez al año. También es fundamental el cuidado de su salud emocional sobre todo si nuestro perro empieza a tener cambios de comportamiento propios de la edad avanzada. Aunque nuestro perro sénior no tenga ninguno de los signos descritos, hay que ir al menos una vez al año al veterinario para un examen médico y en el caso de detectar un problema será el veterinario quién recomiende más pruebas y revisiones más frecuentes.

Alimentación, salud bucodental y ejercicio en el cuidado de tu mascota sénior

Cada vez se da mayor importancia a cómo afecta la alimentación a la calidad de vida de los animales domésticos, teniendo en cuenta que el animal en cada etapa de su vida necesita unos nutrientes esenciales. En este sentido, los cuidadores deben vigilar la cantidad de comida que se proporciona al animal, ya que es fundamental controlar su peso para evitar el sobrepeso, prestando atención a las necesidades individuales de cada raza. A medida que los perros van creciendo, su organismo comienza a cambiar y pueden empezar a sufrir distintas enfermedades que impliquen una nueva dieta en su día a día.

En esta nueva fase, el descuido y la falta de atención a la salud bucodental también pueden afectar a la salud y bienestar del perro. La limpieza dental es fundamental en su día a día, se aconseja acudir al veterinario una vez al año para que se revise la dentadura del perro con el fin de evitar posibles enfermedades que afecten a sus riñones o a su digestión, entre otras.

Asimismo, los expertos recomiendan el ejercicio físico del animal, pero teniendo en cuenta que no tiene la misma movilidad ni energía que tenía en los primeros años de su vida.

 

Más artículos en nuestra web

Campaña de salud geriátrica Prevención trastornos geriátricos

Agua de mar ingerida por perros

Si tu perro bebe agua del mar es muy posible que termine intoxicado (al igual que nosotros los humanos) y acabe sufriendo alguna patología que puede ser preocupante o más grave de lo que puede parecer en un principio. La acción de beber agua puede suceder por el simple hecho de no mantener hidratado a nuestro animal con agua dulce y que tenga sed, pero no podemos olvidar que el agua salada es perjudicial para estos animales y les sentará mal debido a las elevadas cantidades de cloro y sodio (cloruro de sodio o sal).

Si un perro bebe agua del mar, su nivel de sodio aumentará de manera desproporcional y eso le provocará una intoxicación que se manifestará mediante algunos de estos síntomas: diarrea líquida y quizá explosiva, vómitos, deshidratación generalizada, nervios, mareos, debilidad o falta de fuerza y energía, decadencia anímica, etc. Este estado provocará que el animal pueda deshidratarse más si cabe, algo muy peligroso en pleno verano. El agua salada puede afectar a la vida bacteriana de sus intestinos y eso conllevará que la diarrea persista durante varios días, para lo que tendremos que acudir a un profesional puesto que si el nivel de sodio en su cuerpo es demasiado elevado, la afección podría llegar a ser incluso mortal

Displasia de caderas en perro

La displasia de caderas en perros es una enfermedad congénita que afecta el desarrollo normal de la articulación de la cadera en los caninos. Esta enfermedad se caracteriza por la formación anormal de la cavidad glenoidal y el cuello femoral, lo que provoca una mala articulación entre el hueso pelviano y el fémur. Los perros afectados por esta enfermedad suelen presentar dolor y cojera, y en algunos casos pueden desarrollar displasia grave, lo que requiere un tratamiento quirúrgico.

El control y manejo de pacientes con ésta enfermedad se lleva a cabo mediante tratamiento médico o quirúrgico. Éste último, mediante cirugías que prevengan la aparición de la EDA y la artrosis o haciendo un reemplazo total de la articulación afectada (prótesis de cadera).

Las medidas de control más eficaces para disminuir la incidencia de esta enfermedad en perros de raza, pasa por la detección temprana de los individuos displásicos, mediante estudios radiológicos individuales y su retirada de los programas de reproducción.

Posiblemente, la displasia de cadera sea la patología ortopédica más frecuente en perros.

Aunque la auténtica causa determinante del desarrollo de la enfermedad en perros no está clara del todo y, a día de hoy, siguen existiendo lagunas de conocimiento preciso, sí es aceptado de forma general, la implicación de múltiples genes (poligénica), con interacción medioambiental (factores no genéticos), como la alimentación y la velocidad de crecimiento.

La fase inicial de la enfermedad suele ser asintomática, caracterizada por la presencia de sinovitis, con un incremento del volumen del líquido sinovial, engrosamiento de la membrana y de la cápsula fibrosa. Igualmente está descrito el aumento de grosor del ligamento redondo y el desarrollo de una prominencia del labio acetabular cartilaginoso. En definitiva, los signos claros de la instauración de una enfermedad degenerativa articular.

Ante cualquier síntoma acuda a su veterinario

Golpe de calor en perros

Los perros pueden sufrir un golpe de calor si son expuestos a temperaturas muy altas o si su cuerpo no puede regular la temperatura adecuadamente. Esto puede ocurrir cuando un perro no puede acceder a un área fresca o con sombra, o cuando está encerrado en un vehículo por un período prolongado con la ventana cerrada. El golpe de calor en los perros puede ser muy peligroso, incluso fatal, si no se trata a tiempo.
Los síntomas del golpe de calor en los perros incluyen respiración rápida, baba excesiva, decaimiento, vómitos, diarrea, desorientación, convulsiones y coma. Si sospecha que su perro ha sufrido un golpe de calor, debe buscar atención veterinaria de inmediato.

Para prevenir el golpe de calor en los perros, es importante mantenerlos hidratados y en un área fresca con sombra. Los perros más jóvenes y mayores son más propensos a sufrir un golpe de calor, así como los perros con problemas de salud preexistentes o aquellos que se ejercitan de forma intensa. Siempre que sea posible, es mejor evitar exponer a su perro a temperaturas altas. Si su perro debe estar al aire libre durante un día caluroso, asegúrese de que tenga un lugar con sombra y agua fresca para hidratarse.

Consejos veraniegos para perros

¡El verano está apunto de llegar y los perros disfrutan de la diversión al aire libre que esta temporada ofrece! Sin embargo, el verano también trae consigo algunos riesgos para los amigos caninos. A continuación se presentan algunos consejos de precaución para mantener a su perro seguro, saludable y feliz durante todo el verano:

1. Cuide la temperatura: Los perros pueden sufrir de golpes de calor, especialmente si tienen una raza de pelo largo o si están en un entorno cálido. Asegúrese de que su mascota siempre tenga un lugar fresco para descansar y evite exponerlos a temperaturas extremas.

2. Limite el ejercicio: El ejercicio es importante para la salud de su perro, pero debe ser moderado durante el verano. Procure evitar ejercicios intensos en momentos de temperatura más alta o bajo el sol intenso.

3. Proteja la piel: Los perros pueden sufrir quemaduras solares. Utilice un protector solar aprobado para mascotas para proteger sus orejas, cara y patas.

4. Hidrate: Asegúrese de que su perro siempre tenga acceso a un suministro de agua limpia y fresca. Además, revise regularmente su cuerpo para detectar síntomas de deshidratación, como una lengua seca o una boca pegajosa.

5. Proteja sus pies: El calor del pavimento puede ser muy intenso para las pezuñas de los perros. Utilice zapatos para perros para proteger sus patas cuando camina por superficies calientes.

Siguiendo estos consejos sencillos, su mascota podrá disfrutar de la temporada de verano sin tener que preocuparse por su salud. ¡Diviértanse!

Glándulas anales en perros

Las glándulas anales son glándulas exocrinas situadas en el recto de los perros. Estas glándulas producen una sustancia oleosa, conocida como “sudor anal”, que contiene feromonas que permiten a los perros comunicarse. El olor puede ser a veces un poco desagradable, pero es una forma natural para los perros de comunicar su estado emocional y marcar su territorio.

Las glándulas anales tienen una función importante para los perros, por lo que es importante que sean examinadas regularmente por un veterinario. Estas glándulas pueden ser susceptibles a la inflamación, el aumento de tamaño y la infección. Si no se tratan a tiempo, estas enfermedades pueden llevar a la formación de abscesos y quistes, que pueden ser dolorosos para el perro.

Las glándulas anales también pueden bloquearse, lo que impide que se libere el sudor y puede provocar dolor y malestar. Si los síntomas persisten, es importante que consulte con un veterinario para que puedan tratar el problema.

Para mantener a su perro saludable, es importante que los dueños revise sus glándulas anales con regularidad para detectar problemas tempranos. Esto puede ayudar a prevenir enfermedades graves y, en última instancia, asegurar la buena salud de su perro.

Como evitar que tu perro se coma todo lo que vea en el suelo durante sus paseos

No es fácil evitar que la curiosidad de su mascota se apodere de ella cuando está caminando. Sin embargo, hay formas de reducir las probabilidades de que su perro se coma cosas indeseadas del suelo. Una primera recomendación es que siempre mantenga una vigilancia sobre su mascota, especialmente cuando estén caminando por áreas con mucha basura. Esto le dará la oportunidad de reaccionar rápidamente si su perro trata de comer algo indeseable.

Además, es importante entrenar a su perro para que responda a comandos verbales, especialmente el de “no” o “deja”. Esto le ofrecerá una forma de reaccionar rápidamente cuando su perro intente comer algo indeseado. Además, los premios y el refuerzo positivo serán esenciales para motivar a su compañero canino a seguir las instrucciones y no comer cosas del suelo.

Finalmente, si su mascota es un ávido comedor de cosas del suelo, vale la pena considerar el uso de un bozal. Esto le ofrecerá una barrera física entre su perro y los objetos indeseados en el suelo. No obstante, es importante tener en cuenta que el uso del bozal debe ser temporal y siempre debe estar acompañado de entrenamiento y refuerzos positivos.

Por lo tanto, si sigue estas recomendaciones, podrá proteger a su perro de comer cosas indeseables del suelo durante los paseos.