Veterinarium: Teléfono fijo 91 881 39 95 / WhatsApp 649 47 98 55

Veterinarium II: Teléfono fijo 91 280 64 19 / WhatsApp 673 61 37 18

Facebook
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

Cuidados post-operatorio cirugía de esterilización en gatas

Cuidados post-operatorio cirugía de esterilización en gatas

Hoy queremos abordar un tema de gran relevancia en el ámbito de la salud animal: el post operatorio de esterilización en gatas. Como bien sabemos, la esterilización es una intervención quirúrgica que tiene como objetivo principal controlar la población de felinos y mejorar su calidad de vida. Sin embargo, es fundamental tener en cuenta los cuidados necesarios durante el post operatorio para garantizar una recuperación exitosa.

Antes de profundizar en el tema, es importante mencionar que la esterilización en gatas es una cirugía de rutina que se realiza bajo anestesia general. Durante el procedimiento, se extirpan los ovarios y el útero de la gata, lo que le impide quedar en estado y tener crías. Además de ser una medida eficaz para controlar la reproducción, la esterilización también tiene otros beneficios para la salud de nuestras felinas, como la prevención de enfermedades uterinas y la disminución del riesgo de cáncer de mama.

Una vez realizada la cirugía, es fundamental seguir las recomendaciones del veterinario para el post operatorio. En primer lugar, es importante mantener a la gata en un lugar tranquilo y cómodo, evitando que salte o haga esfuerzos bruscos. También es necesario controlar la alimentación, ofreciéndole pequeñas cantidades de comida y agua durante las primeras horas después de la cirugía. Es normal que la gata no tenga apetito inmediatamente después de la esterilización, pero si esto persiste, es importante consultar con el veterinario.

Otro aspecto clave en el post operatorio es el cuidado de la herida quirúrgica. Es fundamental mantenerla limpia y seca, evitando que la gata se lama o rasque la zona. En algunos casos, el veterinario puede recetar analgésicos para aliviar cualquier dolor o incomodidad que pueda sentir la gata. También es importante revisar la herida regularmente para detectar cualquier signo de infección y comunicárselo al veterinario en caso de ser necesario.

Es importante tener en cuenta que cada gata es única y puede tener diferentes tiempos de recuperación. Algunas pueden recuperarse rápidamente, mientras que otras pueden necesitar más tiempo. Por ello, es fundamental seguir las indicaciones del veterinario y estar atentos a cualquier señal de malestar en nuestra felina.

En conclusión, el post operatorio de esterilización en gatas es un proceso que requiere de cuidados y seguimiento para garantizar una recuperación exitosa.

 

Puedes encontrar más artículos interesantes en pinche aquí  

Información sobre nuestra clínica Veterinarium

Síguenos en nuestras RRSS Facebook e Instagram 

Estrés felino

Las circunstancias que pueden  causarle estrés a nuestro gato  son variadas. Tenemos que tener en cuenta que le  afectarán en la medida  de la intensidad del estímulo y del carácter del felino. De este modo, los gatos más sensibles se verán afectados por pequeños cambios en su rutina.

  • Las mudanzasya que suponen un cambio de territorio y un proceso de adaptación a un entorno  distinto.
  • Un viaje, o la visita al veterinario, también suponen salir de su entorno seguro.
  • La llegada de una nuevo animal a casa  o de personas extrañas a casa también puede alterar su estado.
  • También  ruidos, el celo,  falta de espacio, cambio de mobiliario, etc.

Signos de estrés en los gatos

Las primeras señales de que nuestro gato puede estar sufriendo estrés son los cambios de comportamiento ( alimentación,  higiene y la interacción con el ser humano u otros animales)

  • Eliminación inadecuada, es decir, la micción o defecación en un lugar diferente a la bandeja de arena, que en ocasiones se debe a una causa diferente al estrés, y no debe confundirse con el marcaje territorial de los machos.
  • Dejar  de comer o, por el contrario, que lo haga compulsivamente e incluso mordisquee objetos, como tela.
  • Otros se acicalan repetidamente provocando una muda excesiva
  • Se muestran asustados, desean esconderse y evitan el contacto con otros congéneres o con nosotros, pudiendo llegar a manifestar agresividad.
  • Es posible que detectemos cambios a nivel físico, además de la alopecia o la anorexia.
  • Alteraciones del aparato digestivo del animal, como vómitos, diarrea o estreñimiento, y de las vías urinarias, como la cistitis y la formación de cristales minerales microscópicos en la orina.
  • La inmunidad de los gatos también puede verse debilitada, aumentando las probabilidades de contraer infecciones. Debemos prestar especial atención si nuestro gato padece alguna enfermedad vírica como la inmunodeficiencia, o el herpesvirus felino, o trastornos respiratorios como el asma, ya que su situación puede empeorar a consecuencia del estrés.

 

Ante cualquier síntomas acuda a su veterinario de confianza.

Mi gato babea , ¿ a qué se debe?

Cuando  un gato babea, es importante encontrar la causa ya que no suele ser algo normal en gatos.  Además, si a saliva es en apariencia sanguinolenta o purulenta puede indicar un problema bucal, pero la hipersalivación también puede ser una consecuencia de enfermedades neurológicas, metabólicas, infecciosas o inmunomediadas y también por la presencia de cuerpos extraños, abscesos, inflamaciones, quemaduras y otro tipo de lesiones.

A continuación te contamos las posibles causas :

  • Estrés

El nerviosismo puede provocar la hipersalivación. De hecho, algunos gatos babean cuando acuden a la consulta veterinaria debido al miedo, o cuando se exponen a sonidos fuertes.

  • Intoxicación

 Puede ser debido a diferentes sustancias. La ingesta de sustancias cáusticas o corrosivas, (productos domésticos de limpieza o en algunas plantas) pueden hacer que el gato hipersalive. Algunos gatos también reaccionan a los sabores desagradables babeando.

Los insecticidas organofosforados y los carbamatos ( pulguicidas). En estos casos, el gato puede sufrir además diarrea, emesis, bradicardia, miosis, neuropatía y debilidad muscular. Algunos medicamentos, como la mirtazapina y la ciclosporina, pueden provocar hipersalivación

  •  Alteraciones bucodentales

Una de las causas más comunes ( abscesos, gingivitis o estomatitis). La inflamación e infección de las encías y la mucosa bucal suelen estimular la producción de saliva o afectar su deglución. Las alteraciones en los dientes como el sarro también pueden producir una salivación excesiva. En estos casos es habitual que el gato padezca halitosis, ya que se produce una contaminación bacteriana.

 

  • Trastornos que afectan las glándulas salivales

Como la sialoadenitis, una inflamación de estas glándulas provocada por infección bacteriana, normalmente debido a una obstrucción por un cálculo o hiposecreción glandular, puede causar una hipersalivación. La presencia de un cuerpo extraño o un infarto en la zona que genere tejido necrótico por la pérdida de suministro sanguíneo también es otra causa del babeo en gatos.

Los tumores de las glándulas salivales pueden ser otra causa y, aunque son raros en pequeños animales. La mayoría aparecen en gatos mayores de 10 años. No obstante, uno de los problemas más comunes que genera hipersalivación es el sialocele, un quiste de retención salival en los tejidos submucosos o subcutáneos como resultado de un daño en el conducto salival o las glándulas.

  • Enfermedades infecciosas

Algunas enfermedades infecciosas pueden producir alteraciones y lesiones ulcerativas en las mucosas de la boca (calcivirusherpesvirus felino y la inmunodeficiencia y leucemia felinas) 

  • Enfermedades metabólicas

 La insuficiencia renal, por ejemplo, así como la hepatoencefalopatía, en la que los riñones o el hígado respectivamente no logran eliminar las sustancias nocivas de la sangre, hacen que las toxinas se desvíen al cerebro y causan una salivación excesiva.

  • Problemas gastrointestinales y/o esofágicos

Diferentes trastornos gastrointestinales o del esófago pueden provocar un exceso de saliva, entre ellos el reflujo gastroesofágicotumoresesofagitisúlcera gástrica o megaesófago

Ante cualquier síntoma acuda a su veterinario de confianza .