Urgencias 24h.
649 479 855
Facebook
Twitter
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

El Yorkshire Terrier, un pequeño rey - Veterinarium

Los perros pasan frío, ¿mito o realidad?

Con la bajada de las temperaturas muchos no sabemos si nuestro perro tiene frío y deberíamos ponerle un jersey o si con el abriguito que lleva de serie (su pelaje) tiene suficiente. ¿Qué hacemos? ¿Bufanda sí o no? Vayamos por partes.

Para empezar, los canes poseen una capa de grasa en la piel que les sirve de protector térmico, al igual que su pelo, que generalmente mudan dos veces al año, en primavera y otoño para preparar su cuerpo ante el cambio de temperatura. Perfecto pero a ti te da la sensación de que tu galgo está pasmado de frío. Pues sí, puede ser que lo tenga porque su pelo es muy corto. También son frioleros los dogos argentinos, los chihuahuas, los beagle y los basset hound. Si observas que el perro tiene temblores, sufre somnolencia, sequedad cutánea, rigidez o respira lentamente es que tiene frío. Vayamos al siguiente paso.

Cómo protegerle del frío

Ya te ha quedado claro que tu peludo tiene frío, toma medidas:

– ¿El peludo duerme en la misma camita que usa en verano? Hazte con una de invierno, más abrigada, o coloca sobre la que ya tiene una mantita específica para él.

– Sitúa su camita cerca del radiador.

– Procura que la casa tenga una temperatura agradable aunque tú no estés.

– Sobra decir que un perro friolero no debería dormir fuera de casa.

– Igual que nuestra alimentación es más calórica en invierno para protegernos del frío, si tu peludo es friolero dale alimento con más calorías.

– Si el perro tolera llevar ropa, ponle un jersey cuando salgáis a la calle a pasear y un chubasquero cuando llueva. Si se moja, sécale bien al llegar a casa.

– No le cortes su “abriguito” en invierno. ¡Es su protector térmico! Si lo haces, que sea para sanear.

 

Fuente Muy interesante

Parásitos externos: Garrapatas - Veterinarium

Garrapatas. Qué son y cómo prevenirlas.

Las garrapatas en los perros despiertan y se activan más que todo en verano, con la subida de las temperaturas. En el siguiente artículo te orientaremos sobre qué son las garrapatas, cómo se contagian, cómo es el ciclo de vida, cuatro pasos para alejar, evitar y eliminar las garrapatas, y además, los mejores remedios caseros para eliminarlas.
1. ¿Qué son las garrapatas?
Las garrapatas son parásitos externos de diferentes especies de animales, los cuales se clasifican como ácaros, cercanos parientes de las arañas.
Las garrapatas forman uno de los grupos de parásitos externos más importantes que existen, no sólo por los daños directos que causan a los animales de compañía, al ganado y a las especies silvestres, sino también por la enorme cantidad que pueden llegar a transmitir.
Estas terribles garrapatas tienen características biológicas insólitas lo cual colaboran a su gran éxito reproductivo y su potencial como vector o transmisor de enfermedades infecciosas. Una de las más distinguidas es su extraordinaria supervivencia. Esta particularidad no sólo perpetúa en el ambiente a las garrapatas sino que, además, también prolonga la longevidad en el medio de los patógenos que ellas transportan, dificultando de tal manera el control de dichas enfermedades.
Otra de las características se encuentra relacionada con la probabilidad de acumular reservas en su aparato digestivo. En efecto, tienen la pertenencia de poder almacenar en su organismo, sin digerir, parte de la sangre que absorben de las mascotas para consumir progresivamente este alimento durante varios meses o inclusive años.
En todo el mundo existen aproximadamente unas 800 especies de garrapatas lo cual se dividen en dos grandes grupos: las duras y las blandas, según la dureza de la cubierta o membrana que reviste su cuerpo, aunque las más importantes para los perros y el ser humano son las duras. Todas ellas se alimentan de la sangre del animal que está parasitado, es decir, son hematófagas. En España y toda Europa, aunque existen varias especies de garrapatas, las más habituales son tres: Rhipicephalus sanguineus, Dermacentor Reticulatus e Ixodes ricinus.
Para poder alimentarse, cuentan con su especial aparato bucal lo cual les permite perforar la piel de los hospedados, pegarse fuertemente a ella y succionar toda la sangre que pueda. Debido a este mecanismo de fijación, si una garrapata es arrancada del perro de manera incorrecta, el aparato bucal seguirá estando enterrado en la piel.

2. ¿Cuál es la forma de contagio?
Una garrapata suele contagiar a un perro cuando éste entra en contacto con un ambiente que se encuentre infestado por estos terribles parásitos. Las garrapatas se suben al perro para así poder alimentarse. Según la especie de la garrapata, existen ciertas diferencias en cuanto a la relación que mantienen con su hospedador durante su ciclo biológico.
En el caso de la garrapata marrón del perro (Rhipicephalus sanguineus), el parásito se sube a 3 huéspedes diferentes (perros generalmente) a lo largo de su ciclo de vida (en algunos casos se puede tratar del mismo animal).
3. ¿Cómo es el ciclo de vida de las garrapatas?
El mayor riesgo de infestación de los perros es en primavera y verano, pero es necesario resaltar que las garrapatas pueden estar presentes durante todo el año.
La duración del ciclo de vida de las garrapatas se encuentra influida por la inteligencia que tienen estos parásitos de reducir sus funciones vitales y “quedar en espera”, si las condiciones ambientales no son favorables.
Todas las garrapatas existentes atraviesan por 4 fases de maduración durante su ciclo biológico: huevo, larva, ninfa y adulto. Según sea su especie, este ciclo puede desarrollarse totalmente sobre un mismo hospedador o está el caso en que puede tener dos o tres hospedadores distintos (lo más habitual en las especies que se encuentran presentes en España y Europa).
Una vez que los huevos se manifiestan en el ambiente, nacen las larvas lo cual buscan de inmediato subirse a su primer hospedador, un perro, un gato, un roedor o inclusive a una persona, simplemente para alimentarse de su sangre. Posterior a haberse alimentado, la larva se baja del huésped y se muda para convertirse en ninfa que también empieza a buscar un proveedor de alimento para subirse a él. De la misma manera, una vez alimentada, la ninfa se deja caer del animal parasitado para transformarse, en el suelo, en adulto. La forma ya adulta vuelve a subirse a su tercer hospedador, donde se alimentará nuevamente.
En tan sólo 5 a 7 días, una garrapata adulta hembra puede llegar a crecer hasta 4 veces de tamaño y aumentar más de 100 veces su peso. Todo esto a expensas de la sangre de la mascota parasitada. Además de alimentarse encima del animal, las formas adultas también suele aparearse allí. Finalmente, se baja la hembra del hospedador para así poner los huevos, retomando un nuevo ciclo.
Cabe destacar, que, cada garrapata hembra puede llevar a poner entre 3 y 4 mil huevos, para lo cual siempre se baja del hospedador y escoge preferiblemente las áreas de vegetación o jardines.
En condiciones convenientes, el ciclo biológico de la garrapata se desarrolla en apenas unos dos meses, pero puede llegar a extenderse hasta más de 900 días si el ambiente no resulta complaciente para la vida del parásito.
Aunque es menos habitual que en los perros, las garrapatas también suelen encontrarse en los gatos, en otros animales con pelo e inclusive en los seres humanos.
Las garrapatas se adaptan tanto a las temperaturas cálidas como a las frías (inclusive más que las pulgas). Sin embargo, las estaciones del año con promedios de temperatura mucho más elevados, como lo son la primavera y el verano, resultan ser las épocas donde aumentan considerablemente los casos de esta parasitosis en los animales de compañía, y por tal motivo, desde el comienzo de la primavera hasta el otoño deben intensificarse los programas de prevención y control.
4. ¿En qué parte del cuerpo se encuentran las garrapatas?
Estos terribles parásitos se localizan por lo general en las zonas del cuerpo de los perros donde su piel es más fina y presenta una irrigación sanguínea: en las orejas, alrededor de los ojos, entre los dedos de las extremidades (espacio interdigital), en el cuello, en la nunca y entre otros lugares. Sin embargo, cuando la infestación es muy severa, el parásito suele distribuirse por todo el cuerpo del perro. En los gatos, las garrapatas suele ubicarse con gran frecuencia en el cuello y en la cara.
5. ¿Cómo alejar, evitar y eliminar las garrapatas?
.
• Productos para prevenir las garrapatas en los perros:
Los productos de desparasitación externa proporcionan la distancia a las garrapatas y protegen al perro. Los procedimientos de lucha contra las garrapatas en perros son numerosos: desde los clásicos collares y pipetas de aplicación subcutánea hasta los aerosoles, lo cual se pulverizan sobre nuestro querido amigo perruno, con acción inmediata.
También existen otros productos, como lo son los champús y otras lociones antiparasitarias para perros, lo cual pueden formar parte de la rutina frecuente del baño del animal.
Los cachorros, sin embargo, pueden ser todavía demasiado sensibles para poder soportar la acción de estos ungüentos. Varios de los antiparasitarios no pueden ser usados en cachorros de menos de tres meses de edad. Se recomienda acudir a un veterinario para que sea el quien le aconseje cuál es el mejor y qué hacer en cada caso.
• Eliminar las garrapatas en perros:
Las garrapatas esperan entre matorrales e hiervas el paso del perro. Por ello, las precauciones para distanciar a estos horribles parásitos del perro no siempre son suficientes. No es extraño que un animal, sobre todo si tiene el pelo largo, vuelva con algunos de estos parásitos a casa después de los paseos.
Una vez que se encuentra adherida a la piel, ¿qué es lo que tengo que hacer para eliminar la garrapata de mi perro? La clave está en no aventurarse si no se encuentra completamente seguro de saber cómo extraer la garrapata del pelo. El insecto se une con fuerza a la piel del perro por lo que parte de su cuerpo puede quedar dentro, con la siguiente infección para el animal. En tales casos, lo mejor es acudir al veterinario.
Si la garrapata aún no se ha unido a la piel del perro, es muy posible atraparla con unas pinzas del pelo o con un trozo de papel higiénico, siempre por las patas.

Es sumamente importante eliminar las garrapatas de tu perro debido a que son insectos portadores de enfermedades como la de Lyme,  entre otras, lo cual es una enfermedad muy común en los perros que puede causar dolencias como:
• Articulaciones inflamadas.
• Cambios en la piel de tu perro.
• Aparición de malestar y fiebre en el can.
• Dolores musculares.
Como lo hemos mencionado anteriormente, las garrapatas suelen vivir en las zonas de hiervas altas o matorrales, por lo tanto, si has sacado a pasear a tu perro por parques o bosques con este tipo de vegetación, examina completamente su cuerpo al regresar a casa debido a que es muy probable que haya sido contagiado de garrapatas.
Para mantener a tu perro completamente protegido de las garrapatas, es aconsejable que le compres un buen collar que sea repelente a este tipo de parásitos así como proporcionarle la pipeta que se la debe administrar su veterinario de confianza.

Fuente: este post proviene de Mascotafiel

El golpe de calor - Veterinarium

Babesiosis

ETIOLOGÍA: Es una enfermedad causada por protozoos pertenecientes al género Babesia que se transmiten por la picadura de garrapatas ixoides y por transfusión sanguínea. El perro es el animal que más frecuentemente presenta esta infección causada por Babesia gibsoni y Babesia canis. La babesiosis en el gato es una enfermedad mucho menos frecuente. Son protozoos que parasitan los eritrocitos y provocan principalmente cuadros hemolíticos de características autoinmunes.

PRONÓSTICO: El pronóstico es variable según la severidad del cuadro en el momento del diagnóstico. Es frecuente que los perros queden como portadores crónicos asintomáticos.

SÍNTOMAS: La presentación más frecuente es la de un cuadro agudo de anemia hemolítica, anorexia, depresión, debilidad, mucosas pálidas, vómitos, hematuria, ictericia, linfadenopatía y edema perioorbital. Se presentan, en ocasiones, cuadros sobreagudos especialmente en animales jóvenes muy parasitados caracterizados por shock hipovolémico y muerte del animal a las pocas horas del inicio de los primeros signos clínicos. También pueden presentarse cuadros crónicos: fiebre intermitente, anorexia y depresión, y adelgazamiento. Hay una gran diversidad de otros signos clínicos atípicos asociados a las infecciones por Babesia; signos respiratorios, disnea, vómitos, diarrea, signos de coagulopatía, cuadros de CID, dolor lumbar y signos neurológicos del SNC (convulsiones, ataxia).

Fuente: https://www.affinity-petcare.com/

Vacuna antirrábica e identificación - Veterinarium

Ehrlichiosis Canina

ETIOLOGÍA: Es una enfermedad de distribución mundial causada por la Rickettsia Ehrlichia canis, que se transmite a través de garrapatas del género Rhipicephalus sanguineus o bien por transfusión sanguínea de sangre infectada. La Ehrlichia no se transmite transgeneracionalmente dentro de las garrapatas pero sí transestadialmente. Es un microorganismo intracitoplasmático que infecta células mononucleares. Hay también otras dos especies de Ehrlichia que producen enfermedad en el perro. La Ehrlichia platys, que infecta las plaquetas provocando la trombocitopenia cíclica infecciosa, y la Ehrilichia ewingii, descubierta recientemente. La infección por Ehrlichia canis en su fase aguda provoca lesiones de vasculitis, aumento de la permeabilidad vascular, formación de inmunocomplejos y complicaciones como la CID. Dependiendo de la inmunidad del hospedador podemos encontrarnos con infecciones subclínicas o crónicas. En estos casos hay una respuesta a la estimulación antigénica persistente, con lo que aparecerán lesiones producidas por la respuesta inmunitaria continuada. En la fase crónica puede aparecer una hipoplasia severa de la médula ósea que puede ser irreversible.

PRONÓSTICO: El pronóstico es bueno en la fase aguda, observándose una mejoría clínica a los pocos días de iniciar el tratamiento. El pronóstico es malo en casos severos de ehrlichiosis crónica.

SÍNTOMAS: La enfermedad aguda es estacional, presentándose la mayoría de casos en primavera y otoño, época de presencia de garrapatas, aunque la fase crónica de la enfermedad puede diagnosticarse durante todo el año. Los signos de infección aguda son: fiebre, depresión, anorexia, petequias, epistaxis, signos neurológicos, edema escrotal y linfadenopatía. Los signos de infección crónica incluyen petequias, epistaxis, palidez de mucosas, adelgazamiento, depresión, coagulopatía grave, lesiones oculares de uveítis anterior y desprendimiento de retina, dolor articular, cojeras, signos neurológicos centrales o periféricos.

Fuente: /www.affinity-petcare.com/

Leishmaniasis en perros: síntomas

Leishmaniasis en perros: síntomas

La leishmaniasis en perros1 es una enfermedad importante por múltiples razones. La primera, es su prevalencia. Dentro del ciclo biológico del parásito causante de la leishmaniasis (Leishmania infantum principalmente en España)  el perro es uno de sus principales reservorios.

La leishmaniasis en perros1 es una enfermedad importante por múltiples razones. La primera, es su prevalencia. Dentro del ciclo biológico del parásito causante de la leishmaniasis (Leishmania infantum principalmente en España)  el perro es uno de sus principales reservorios.

Además, es una enfermedad endémica en más de 70 países, incluyendo en especial, la cuenca mediterránea, por lo que es una enfermedad prevalente en las consultas de veterinaria. Tal y como explica el Dr. Cortadellas en el caso clínico que desarrolla en la plataforma online de formación, no todas las razas de perro son igual de susceptibles a la enfermedad, siendo algunas como el Bóxer, Rottweiler y Pastor Alemán más predispuestas a su desarrollo y otras, como el Podenco Ibicenco, más resistentes a la misma. Esto puede estar en relación a los mecanismos genéticos de adaptación que han tenido algunas razas que son originarias de zonas endémicas.

No todos los perros que actúan como reservorio desarrollarán síntomas y enfermedad. La leishmaniasis en perros abarca un abanico que va desde el ser portador de la enfermedad hasta la infección multiorgánica con riesgo para la vida del animal. Esto se encuentra en relación con el tipo de respuesta inmunitaria que realiza el perro. El Dr. Cortadellas nos lo explica a lo largo del desarrollo de su caso clínico: los animales con respuesta Th1 (celular) presentarán títulos de anticuerpos bajos o negativos y no desarrollarán enfermedad mientras que aquellos animales que presenten una respuesta inmunitaria Th2 (humoral) presentarán títulos serológicos altos y presentarán signos y síntomas de la enfermedad. Pero, ¿cuáles son los síntomas de la leishmaniasis en perros?

Dado la posible afectación multiorgánica de la enfermedad, los síntomas son variados y no específicos de la enfermedad, por lo que la sospecha clínica de la misma es muy importante. Por ello, agruparemos los síntomas según el órgano afectado, sabiendo que la afectación más frecuente en la leishmaniasis es la cutánea, siendo la mayoría de casos con afectación cutánea única. Uno de los síntomas más frecuentes a nivel cutáneo es la alopecia alrededor de los ojos y las orejas. Además el pelo se vuelve fino, seco y quebradizo. Se puede observar a veces una dermatitis ulcerativa o una dermatosis exfoliativa (ya sea localizada o generalizada) y en casos donde la respuesta inmunitaria produzca una vasculitis asociada, se puede producir una necrosis de la punta de las orejas.

Todos los síntomas y signos previos suelen ir acompañados de una afectación general en forma de letargia, astenia, caquexia y fiebre en algunas ocasiones, lo que hace consultar al propietario muchas veces.

Si la enfermedad afecta a otros órganos, podremos encontrar casi todos los órganos afectados, siendo rara la afectación única de uno solo (afectación neurológica aislada, por ejemplo, a pesar de que se han descrito casos2) llamándose la enfermedad en este estadio multiorgánico leishmaniasis visceral, para diferenciarla de la leishmaniasis de afectación cutánea exclusiva.En esta fase se podemos encontrar:

  • Síntomas de afectación renal: por la glomerulonefritis podemos observar hematuria. Además, la proteinuria aislada puede ser otra afectación acompañante.
  • Síntomas de afectación digestiva: colitis que se manifieste en forma de diarrea con productos patológicos.
  • Síntomas de afectación hematológica: distensión abdominal por hepatoesplenomegalia y linfadenopatías.
  • Síntomas neurológicos: dificultad para la marcha por afectación a nivel del sistema nervioso central o periférico.
  • Síntomas oculares: puede causar conjuntivitis y afectación corneal, por lo que el ojo rojo será el síntoma predominante.

Ante cualquier síntoma acuda a su veterinario

Fuente:https://www.affinity-petcare.com/

EL BRITISH SHORTHAIR: Un gato de cuento

Consejos para cuidar a un gato en verano

El verano es una época del año en la que debemos tomar ciertas precauciones con nuestras mascotas para evitar ciertas afecciones relacionadas con el calor. En el caso de los gatos, también debemos tener en cuenta ciertas pautas. Un exceso de exposición al sol puede provocarles quemaduras o llevarlos a sufrir un golpe de calor.

Los gatos son animales que disponen de glándulas sudoríparas. Sus puntos principales de transpiración se encuentran localizados en las almohadillas, el ángulo de la barbilla, los labios y en el ano. Esto provoca que sus posibilidades de eliminar el exceso de calor durante estos meses sean más limitadas que las nuestras.

En este post te damos una serie de consejos para proteger a tu mascota durante estos meses de verano. De esta forma, se minimizará al máximo el riesgo de que sufra los efectos del calor excesivo. ¡Empezamos!

Asegúrate de que siempre tenga agua a su disposición

Pon a disposición de tu gato agua limpia y fresca a la que pueda acceder en todo momento. Durante estos meses beberá más agua de lo normal, por lo que es importante que compruebes el recipiente de forma regular. Asegúrate también de que el agua no recibe un calor excesivo y que se mantiene lo suficientemente fría. Para ello, puedes añadir un hielo al cuenco de agua: ayudará a mantenerla fría más tiempo. No obstante, debes permanecer atento e intentar siempre tener dos puntos de agua donde el animal pueda beber.

Si piensas que tu gato puede haber sufrido deshidratación (ya sea por el calor o por cualquier otro factor), una forma de comprobarlo es a través de su piel. Pellizca con suavidad la piel de su nuca y observa si vuelve al lugar en pocos segundos o se mantiene en el punto donde la hemos dejado. Si observamos que tarda algo más de la cuenta en volver es más que posible que nuestra mascota haya sufrido una deshidratación. En este punto, es importante acudir rápidamente al veterinario.

Genera un ambiente fresco en tu hogar

Gran parte de las medidas que utilizas para generar un ambiente fresco en tu casa ayudarán también a tu gato. Durante el día es conveniente mantener las persianas a media altura o casi bajadas para tener visibilidad, pero evitando que el calor entre con demasiada fuerza.

Aprovecha las noches para ventilar la casa. Si utilizas aparatos como aires acondicionados o ventiladores para generar frío, asegúrate de que no incida directamente sobre tu gato y tenga la posibilidad de apartarse de su campo de acción.

Mantenlo protegido del sol

Es indispensable que durante estos meses tu gato disponga de un lugar resguardado y protegido del sol donde poder descansar. Tanto si tu gato se encuentra dentro de una casa, como si es asiduo a pasar horas en el exterior, debes asegurarte de que no tenga problema para acceder a zonas de sombra protegidas.

A los gatos les encanta tomar el sol, es algo que les suele relajar. Por este motivo, sobre todo en las horas de mayor calor, es importante controlar estas salidas y limitar las sesiones de juegos y ejercicio. De esta forma, lograremos evitar que esté demasiado tiempo expuesto al sol y minimizaremos el riesgo de un posible golpe de calor.

Cuida y cepilla su pelaje

Por lo general, durante los meses de verano y debido al calor, los gatos sueltan más pelo que en invierno. Cepillar de forma frecuente a tu gato le ayudará considerablemente: retirando el pelo muerto, la suciedad y previniendo además la formación de nudos y enredos.

Ante cualquier síntoma, acude al veterinario

Existen algunos gatos que están más expuestos que otros a sufrir un golpe de calor. Entre los que tienen más riesgo podemos encontrar los de cara chata, los gatos obesos o los que padecen enfermedades cardiacas o problemas respiratorios.

Algunos de los síntomas más frecuentes que te pueden poner en preaviso de que tu mascota está sufriendo un golpe de calor son:

  • Temperatura más alta de lo normal.
  • Salivación excesiva, temblores y tambaleos.
  • Vómitos o actitud nerviosa.

Si en algún momento sospechas que tu gato puede estar sufriendo un golpe de calor o que su temperatura corporal ha subido en exceso no dudes en acudir inmediatamente a un centro veterinario.

Aunque por norma general, los gatos son animales más independientes que otras mascotas, durante el verano es importante prestar atención a todas estas medidas para ayudarle a llevar mejor los meses de calor. Mantener fresco a tu gato le permitirá disfrutar más del aire libre y de sus paseos al exterior. Recuerda que ante cualquier aviso de posible deshidratación o golpe de calor acudir a un veterinario a la mayor brevedad es de vital importancia para socorrerlo.

 

Fuente AMVAC