Veterinarium: Teléfono fijo 91 881 39 95 / WhatsApp 649 47 98 55

Veterinarium II: Teléfono fijo 91 280 64 19 / WhatsApp 673 61 37 18

Facebook
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

Signos que indican que los perros se hacen mayores: cómo cuidarlos en esta nueva etapa

Signos que indican que los perros se hacen mayores: cómo cuidarlos en esta nueva etapa

  • Existen diferentes señales que muestran el envejecimiento del animal como la artrosis, los problemas cardíacos o los respiratorios, entre otros
  • Gracias a los avances en prevención, diagnóstico y tratamientos veterinarios, los perros tienen la oportunidad de contar con una mayor atención y cuidados en su día a día
  • Los progresos técnicos y la especialización veterinaria aumentan un 4% la esperanza de vida de los perros, que llegan a vivir 12 años cuando son de razas grandes y 15 o 18 años si se trata de razas pequeñas.

Se considera que, entre los 6 u 8 años, los perros comienzan esta nueva fase, en la que el animal experimenta ciertos cambios en su estado físico y su comportamiento.

Algunos de los signos propios del envejecimiento en los perros son la artrosis, los problemas cardíacos y respiratorios, así como las enfermedades hormonales. Otros que pueden ir apareciendo son la sordera, pérdida progresiva de visión, mal aliento (halitosis), problemas para orinar o defecar, pérdida de apetito y de peso, presencia de bultos, cambios de la coloración del pelaje y cambios en el comportamiento. El animal puede comenzar a sufrir olvidos, desorientación, ansiedad y cambios en el sueño que puede indicar que nuestro perro padece de disfunción cognitiva.

Gracias a los avances en prevención, diagnóstico y tratamientos veterinarios, los perros tienen la oportunidad de contar con una mayor atención y cuidados en su día a día, lo que mejora su calidad de vida.

Llegados a estas edades es conveniente ir al veterinario para un chequeo más exhaustivo específico para perros sénior una vez al año. También es fundamental el cuidado de su salud emocional sobre todo si nuestro perro empieza a tener cambios de comportamiento propios de la edad avanzada. Aunque nuestro perro sénior no tenga ninguno de los signos descritos, hay que ir al menos una vez al año al veterinario para un examen médico y en el caso de detectar un problema será el veterinario quién recomiende más pruebas y revisiones más frecuentes.

Alimentación, salud bucodental y ejercicio en el cuidado de tu mascota sénior

Cada vez se da mayor importancia a cómo afecta la alimentación a la calidad de vida de los animales domésticos, teniendo en cuenta que el animal en cada etapa de su vida necesita unos nutrientes esenciales. En este sentido, los cuidadores deben vigilar la cantidad de comida que se proporciona al animal, ya que es fundamental controlar su peso para evitar el sobrepeso, prestando atención a las necesidades individuales de cada raza. A medida que los perros van creciendo, su organismo comienza a cambiar y pueden empezar a sufrir distintas enfermedades que impliquen una nueva dieta en su día a día.

En esta nueva fase, el descuido y la falta de atención a la salud bucodental también pueden afectar a la salud y bienestar del perro. La limpieza dental es fundamental en su día a día, se aconseja acudir al veterinario una vez al año para que se revise la dentadura del perro con el fin de evitar posibles enfermedades que afecten a sus riñones o a su digestión, entre otras.

Asimismo, los expertos recomiendan el ejercicio físico del animal, pero teniendo en cuenta que no tiene la misma movilidad ni energía que tenía en los primeros años de su vida.

 

Más artículos en nuestra web

Campaña de salud geriátrica Prevención trastornos geriátricos

Agua de mar ingerida por perros

Si tu perro bebe agua del mar es muy posible que termine intoxicado (al igual que nosotros los humanos) y acabe sufriendo alguna patología que puede ser preocupante o más grave de lo que puede parecer en un principio. La acción de beber agua puede suceder por el simple hecho de no mantener hidratado a nuestro animal con agua dulce y que tenga sed, pero no podemos olvidar que el agua salada es perjudicial para estos animales y les sentará mal debido a las elevadas cantidades de cloro y sodio (cloruro de sodio o sal).

Si un perro bebe agua del mar, su nivel de sodio aumentará de manera desproporcional y eso le provocará una intoxicación que se manifestará mediante algunos de estos síntomas: diarrea líquida y quizá explosiva, vómitos, deshidratación generalizada, nervios, mareos, debilidad o falta de fuerza y energía, decadencia anímica, etc. Este estado provocará que el animal pueda deshidratarse más si cabe, algo muy peligroso en pleno verano. El agua salada puede afectar a la vida bacteriana de sus intestinos y eso conllevará que la diarrea persista durante varios días, para lo que tendremos que acudir a un profesional puesto que si el nivel de sodio en su cuerpo es demasiado elevado, la afección podría llegar a ser incluso mortal

¿Qué es la sarna en perros?

La palabra sarna se utiliza para describir todas aquellas enfermedades contagiosas causadas por ácaros que producen  un picor intenso.

Las sarnas contagiosas son comunes en perros jóvenes, en perros con problemas en su sistema inmunitario o patologías de la piel, y en perros que viven en condiciones poco salubres, hacinados o sin demasiadas medidas de higiene. Los ácaros responsables se reproducen rápidamente, e invaden áreas específicas de la piel del perro, provocándole tanto picor que puede llegar a causarse heridas.

TIPOS DE SARNA EN PERROS

SARNA OTODÉCICA

Es la sarna de los oídos.. Está producida por unos ácaros que no toleran la luz solar y la falta de humedad, por lo que el conducto auditivo es su entorno ideal. Su presencia en el oído produce un tipo de irritación que se traduce en la producción de cera, cuyo síntoma característico es la presencia de un color oscuro. El perro acaba sufriendo una otitis, sacudiendo la cabeza más de lo habitual, y rascándose introduciendo sus garras posteriores en el oído. Se trata, sin embargo, de una sarna fácil de diagnosticar y de tratar. El veterinario, ante la sospecha de la presencia de estos ácaros al explorar el oído del perro, puede tomar muestras de cera para observarlas en el microscopio y confirmar su presencia. Si se verifica el diagnóstico, además de proceder a limpiarle el conducto auditivo a tu perro, el veterinario te recetará el uso de unas gotas específicas, o incluso pipetas para eliminar los ácaros en pocos días.

SARNA SARCÓPTICA

Ésta es una de las sarnas que produce más picor. Está causada por un ácaro que se multiplica rápidamente excavando túneles en la piel, lo que produce en el perro un enrojecimiento intenso de las zonas afectadas, y mucho picor. Es altamente contagiosa, pudiendo llegar a afectar incluso a las personas. El diagnóstico de este tipo de sarna es un poco más complejo. Por ello, es probable que el veterinario, tras haber explorado al perro, le realice un raspado de la piel afectada para poder acceder a los túneles, y arrastrar así los ácaros para estudiarlos a posteriori en el microscopio. Si se confirma su presencia, el tratamiento consiste en baños con productos acaricidas, la administración de medicación inyectable o en pipetas, y un buen control del entorno para eliminar los huevos que pueda haber en la cama, o en las zonas en las que suela encontrarse el perro. Es muy importante que las personas que aplican estos tratamientos usen guantes para evitar el contagio.

CHEYLETIELOSIS

Está producida por un ácaro de color rojizo que causa picor intenso y descamación de la piel. Puede contagiarse fácilmente entre perros y gatos. Su diagnóstico es sencillo pues basta con observar la piel del animal con una lente de aumento, y ver los ácaros rojizos en movimiento sobre la piel descamada. Su tratamiento es sencillo, debido a que la mayoría de los productos para pulgas son eficaces, y eliminan el ácaro rápidamente.

SARNA DEMODÉCICA

Lo que diferencia a esta sarna del resto, es que está producida por un ácaro que forma parte de la piel normal de todos los perros. Se transmite de madres a cachorros tras el parto, sobre todo cuando la madre los amamanta. En condiciones normales, este ácaro vive en la piel del perro pero sin causar problemas. Por ello no se la considera una enfermedad contagiosa.

Pero, ¿qué causa la enfermedad? Este ácaro se multiplicará de forma incontrolada, destruyendo las raíces de los pelos y causando un picor intenso, cuando los mecanismos de defensa de la piel del perro se vean alterados por la presencia de enfermedades debilitantes, o por la administración de medicación que afecte a su Sistema inmunitario.

En cachorros suele ser una enfermedad autolimitante, lo que significa que suele curarse en unas semanas, simplemente con una buena higiene y un mantenimiento adecuado de la piel. Sin embargo, si se produce en un animal adulto o si el perro tiene 5 o más áreas afectadas, se considera que la sarna se ha generalizado, y deben tomarse medidas específicas para eliminar la enfermedad. En perros adultos, esto suele ser reflejo de la presencia de alguna otra enfermedad que ha debilitado su Sistema inmunitario. El diagnóstico de este tipo de sarna también requiere realizar raspados de la piel o arrancado de algunos pelos, porque el ácaro vive en las estructuras internas del folículo del pelo. Sin embargo, suele ser más fácil de diagnosticar que la sarna sarcóptica.

Si se confirma su presencia y no es un problema generalizado, bastará con aplicar alguna crema en las zonas afectadas, y/o bañar al perro con un champú específico, y utilizar acaricidas para reducir el picor y la inflamación de la piel.

Consulta con el veterinario para que éste decida qué tratamiento es mejor para tu perro, teniendo en cuenta su edad, raza, si se trata de un problema generalizado, y si hay o no otros problemas relacionados.

Sea cual sea la sarna que sufra tu perro, su piel va a estar afectada durante cierto tiempo por inflamación, rascado, aplicación de productos y otros. Por ello, es altamente recomendable utilizar una alimentación formulada específicamente para problemas de piel o pieles sensibles durante el tratamiento y el periodo de recuperación. Gracias a este tipo de alimentación, ayudarás a reducir las consecuencias de estas molestas enfermedades, y a acelerar la recuperación de la piel y el pelaje de tu perro.

 

Ante cualquier síntoma acuda a su veterinario.

 

Bibliografía : purina

 

Parvovirus en perros

El parvovirus en perros  es una enfermedad viral altamente contagiosa. 

¿Qué es el parvovirus canino?

El parvovirus canino es altamente contagioso y es producto de un virus resistente, que se encuentra en el ambiente externo. Causa gastroenteritis grave. En los cachorros jóvenes, el parvovirus canino coloniza las células del tracto digestivo, porque estas se renuevan a gran velocidad.

El parvovirus canino puede ser fatal y es una enfermedad que continúa afectando a la población de cachorros.

¿Cuáles son los síntomas del parvovirus canino?

Un cachorro o un perro con parvovirus canino presentará una variedad de síntomas diferentes. Siempre debes estar atento a lo siguiente:

  • Fiebre
  • Letargo
  • Diarrea (posiblemente, con sangre)
  • Vómitos
  • Deshidratación
  • Pérdida de peso grave

¿Cuál es la causa del parvovirus canino?

Un perro infectado con parvovirus canino contagia una gran cantidad de él a través de sus heces. Se puede transmitir mediante cualquier humano, animal u objeto que entre en contacto con las heces de un animal infectado.

La enfermedad en sí es extremadamente difícil de eliminar de un entorno externo, como las perreras o los criaderos de cachorros.

El parvovirus canino se puede prevenir mediante la vacunación. Los cachorros suelen comenzar un programa de vacunación a la edad de seis a ocho semanas.

¿Qué debo hacer si creo que mi cachorro sufre de parvovirus canino?

Si tu cachorro comienza a presentar algún síntoma de parvovirus canino, debes consultar a un veterinario de inmediato.

 

La “Tos de las perreras” o traqueobronquitis infecciosa canina

Ahora que han bajado las temperaturas  es importante tener en cuenta que existe una enfermedad llamada vulgarmente “tos de las perreras “.La traqueo bronquitis infecciosa canina ( tos de las perrreras) es la enfermedad que más aqueja a los perros cuando bajan las temperaturas . Se manifiesta principalmente como una tos persistente como si el perro tuviera algo atragantado en la garganta. No obstante, es relevante recordar  que existe una vacuna para ello.
Si quieres más información sobre dicha vacuna o cita para ponerla ponte en contacto con nosotros.

La tos de las perreras (o traqueobronquitis infecciosa canina) es una enfermedad respiratoria muy contagiosa. Los perros suelen contraerla cuando entran en contacto con otros perros en determinados entornos como perreras, residencias o exhibiciones caninas.

¿Qué es la tos de las perreras?

La tos de las perreras es una enfermedad respiratoria muy contagiosa que puede propagarse rápidamente entre los perros, especialmente si están muy cerca entre sí.

¿Cuáles son los síntomas de la tos de las perreras?

Los síntomas más habituales de la tos de las perreras son los espasmos de tos seca fuerte, que pueden ir seguidos de arcadas y náuseas. La gravedad de la tos suele disminuir durante los cinco primeros días, pero la enfermedad persiste entre 10 y 20 días. Puede ser más o menos grave según la edad y el estado de salud general del perro o del cachorro.

Otros síntomas pueden ser:

  • secreción nasal
  • estornudos
  • secreción ocular

¿Qué causa la tos de las perreras?

Los perros suelen contraer la tos de las perreras cuando están muy cerca de otros perros en determinados entornos como perreras, residencias o exhibiciones caninas. Se puede transmitir cuando un perro infectado entra en contacto con otro o cuando comparten objetos contaminados como recipientes de comida o de agua.

¿Puedo vacunar a mi perro contra la tos de las perreras?

La tos de las perreras se puede prevenir con vacuna. El veterinario te ayudará a elegir el programa de vacunación que mejor se adapte a tu amigo, en función de los riesgos a los que se vaya a enfrentar por su estilo de vida, de los diferentes entornos a los que esté expuesto y de las actividades en las que participe.

¿Qué debo hacer si creo que mi perro se ha contagiado?

Los signos clínicos de la tos de las perreras son fácilmente identificables. Si crees que tu perro  presenta alguno de estos signos clínicos, consulta con tu veterinario. Este le realizará una serie de pruebas diagnósticas para determinar si ha contraído la enfermedad y te podrá recomendar el mejor tratamiento.

Para asegurarte de que tu perro no contraiga la tos de las perreras si va a estar en contacto con otros perros, informa siempre al veterinario con antelación de esta próxima situación.

Demencia senil en perros

La demencia senil en las mascotas es una alteración muy común en la práctica clínica diaria, aunque su diagnóstico y tratamiento son aspectos difusos debido a la inespecificidad de los signos clínicos, por lo que es necesario su conocimiento y estudio.

Qué es la demencia senil en perros

La demencia senil en perros, también conocida como síndrome de disfunción cognitiva, es una enfermedad degenerativa que se produce con frecuencia en animales geriátricos de

Se caracteriza por una alteración comportamental del paciente, de tal manera que el propietario y el profesional veterinario observan una pérdida progresiva de funciones cognitivas. Algunos de los aspectos que se ven afectados ante esta situación son:

  • La memoria
  • La capacidad de aprendizaje
  • El reconocimiento
  • La percepción del entorno

Sin embargo, esta patología no sólo afecta a la etología del paciente, ya que también está asociado a un cuadro clínico de alteraciones locomotoras, sensoriales y orgánicas del perro.

Neurofisiología y cuadro clínico

Existen determinados cambios químicos y físicos que se encuentran asociados a la edad y son los principales causantes de la demencia senil en perros. A nivel del encéfalo se produce atrofia cortical, dilatación de los surcos cerebrales, aumento del tamaño de los ventrículos y retracción de las circunvoluciones. No obstante, el hallazgo anatómico más significativo en esta patología es la pérdida progresiva de neuronas conforme el paciente va aumentando su edad.

Diversos estudios realizados a lo largo de los años asocian la proteína quinasa C (PDK), proteína quinasa A (PKA) y a la proteína quinasa dependiente del AMPC con la memoria tanto a corto como a largo plazo en los perros debido, por un lado, a sus localizaciones en el hipocampo y, por otro lado, a su función de fosforilación a diversos sustratos del cerebro.

Las manifestaciones clínicas de la disfunción cognitiva canina abarcan desde pequeños signos como desorientación, dificultad para localizar la comida o reducción de las interacciones sociales, hasta alteraciones más graves como cambios en el ciclo del sueño, o la disminución de actividad física y respuesta sensorial a estímulos.

Nutrición y adaptaciones en la rutina

El síndrome de disfunción cognitiva es un proceso que no tiene cura, por lo que tanto los propietarios como el profesional veterinario precisan de distintas técnicas para paliar y retrasar, en la medida de lo posible, el cuadro clínico.

Uno de los aspectos fundamentales en el tratamiento de la demencia senil en los perros es la terapia nutricional. Es decir, una dieta acorde a la etapa de su vida ( animales senior)

Por otro lado, también resulta necesario realizar cambios en la rutina diaria del perro para adaptarla a sus nuevas necesidades (abordaje etológico), incluyendo:

  • Paseos cortos.
  • Órdenes sencillas.
  • Reforzar el adiestramiento en positivo.
  • Simplificar los juegos.
  • Añadir al ambiente distintos olores y objetos para despertar su curiosidad.

Conclusión

El síndrome de disfunción cognitiva en los perros es una patología muy común en animales geriátricos con un cuadro clínico comportamental inespecífico. Para la mejora de la calidad de vida del animal es imprescindible una combinación de terapia dietética y etológica que cubra sus necesidades y retrase los signos clínicos.

 

Fuente Advance ( modificado)

 

11 síntomas que has de tener en cuenta en perros

Te dejamos 11 sintomas esenciales que debes tener en cuenta.
La manera común de darnos cuenta que algo en nuestra salud no anda bien es por medio de los síntomas que van creciendo con las horas y nos permiten prevenir que siga aumentando, por desgracia, es difícil poder percibirlos en nuestras mascotas, por eso es importante que estemos al pendiente de su salud y en constantes chequeos.

Pero si ese tipo de situaciones, suele escapar de tus manos de vez en cuando, te tenemos tips esenciales que te servirán de gran ayuda para el constante cuidado precaución respecto a la salud de tu fiel amigo. Esta lista de síntomas no son un sustituto a lo que un veterinario profesional pueda detectar o recomendarte, pero definitivamente te servirá para saber si algo anda mal con tu perro.
¡Estate atento!

1. La pérdida de peso puede estar relacionada a muchas cosas:
La pérdida de peso de un perro se puede ser el principal síntoma de trastorno metabólico, enfermedades neuromusculares, cáncer y enfermedades del corazón. Sin embargo, también se han hecho conocidos los casos de pérdida de peso en los animales por problemas de depresión, ect.

2. La fiebre:
La fiebre en nuestras mascotas suele significar infección, “si la temperatura corporal de nuestro perro es alta, es que su cuerpo está luchando contra algún tipo de infección. La temperatura normal de un cánido es entre 38º y 39º. Si crees que tu mascota está muy caliente y su temperatura es más alta de lo normal, no dudes en pedir una cita en el veterinario”.

3. El estomago de tu mascota es una parte vital de su cuerpo y salud:
La Dra. Krista Vernaleken comenta: “la diarrea puede causar deshidratación y esta puede ser mortal en los perros pequeños. La sangre en las heces podría ser un signo de úlcera, un parásito, o incluso colitis.» Estate atento a sus deposiciones y su dieta diaria.

4. La tos de
Podría significar una enfermedad grave como bronquitis, neumonía, problemas de corazón o colapso traqueal.

5. La fatiga constante y los desmayos .
La Dra. Debra Promovic comenta que “Algunos perros se recuperan rápidamente de un desmayo, tanto que a los pocos minutos se ven completamente normales. Sin embargo, otros se quedan completamente abatidos hasta que se curan. Los colapsos y los desmayos nunca deben ser ignorados. Consultad al veterinario inmediatamente”.
Estos síntomas pueden resultar ser consecuencia de algo que tal vez no se torne grave, sin embargo, no siempre será así. Debes acudir a un especialista si tu perro sufre de algún desmayo o notas que se fatiga más de lo normal.

6. Abdomen destendido o hinchado es igual a riesgo de muerte:
Esta inflamación podría ser signo de algún tipo de enfermedad hormonal, o incluso una hemorragia interna. No solo podría significar una enfermedad grave, sino que además el hinchazón podría presionar la cavidad torácica, lo que dificultaría respirar al animal

7. Orina con sangre
Estos síntomas en los perros machos pueden significar cálculos en la vejiga, es decir, pequeñas piedras que obstruyen la uretra. El veterinario las puede por medio de medicina que hagan que la disuelva u operación.
Otra razón por la que un can orina con residuos de sangre, puede ser a consecuencia de una infección o alerta de cáncer.

8. Problemas respiratorios
Si nuestro perro jadea más de lo normal, se fatiga fácilmente, o la respiración se vuelve muy ruidosa repentinamente, el perro debería ser examinado inmediatamente. Las enfermedades cardíacas y pulmonares, infecciones, obstrucciones y demás, pueden ser ocasionadas por problemas respiratorios repentinos.
La dificultad en la respiración puede conducir a que algunos órganos y tejidos del perro se vean privados de oxígeno, y la insuficiencia cardíaca es un resultado posible.

9. Los ojos rojos
Si el área blanca de los ojos de un perro se torna de color rojo brillante, es un signo de inflamación o infección que, ciertamente, avisa otras enfermedades. Ciertos trastornos del ojo pueden conducir a la ceguera, por lo que cualquier cambio significativo debería ser consultado por un veterinario especializado.
En caso de una ceguera o enfermedad ocular, suele ser más común en los perros de edad avanzada. Pues cuando llegan a cierta edad, es común que queden ciegos.

10. La ansiedad de un perro puede llevarlo a problemas graves de estrés:
Los perros, según raza y edad, varían en su nivel de ansiedad. Pues muchas razas suelen ser bastante calmados y pasibles. Sin embargo, cuando están encerrados mucho tiempo se llegan a estresar de esta manera que son invadidos por la ansiedad y esto puede llevarlos a muchas enfermedades y en el peor de los casos a la muerte.
Síntoma de ello suele ser vómitos, caída abundante del pelaje, rechazo a la comida o ataques de agresividad.
11. Cuando el vomito de un perro es constante, hay que preocuparse:
El vómito se torna anormal en nuestros perros cuando empieza a ser constante, es decir, de dos a más veces al día. No hay que descartar que nuestro perro pudiera estar sufriendo vómitos por alguna obstrucción intestinal, infección, pancreatitis, alguna enfermedad del hígado o riñón, desequilibrio hormonal, etc.

Halitosis en perros

La halitosis es un problema muy frecuente en nuestros compañeros caninos. Además, de un mal aliento , la halitosis puede provocar dolor a la hora de comer, pérdida de dientes y la salivación y sangrado de encías.

Las principales causas del mal aliento en perros son las siguientes:

  • Formación de placa dental o sarro. La causa principal de este problema es la falta de higiene en la boca, que permite la formación de placa ( sarro) sobre los dientes.
  • La alimentación. La comida húmeda, como el paté o la comida casera, tiene más probabilidad de dejar restos en los dientes y formar placa bacteriana que la alimentación seca, a base de croquetas.
  • Otras enfermedades que pueden producir mal aliento en perros son las enfermedades digestivas, como la gastritis o la esofagitis, la diabetes, la insuficiencia renal,

CÓMO EVITAR EL MAL ALIENTO EN PERROS

  • Cepilla los dientes de tu perro varias veces por semana. Existen cepillos para perros También encontrarás pasta dental para perros sin flúor, que no es tóxica y no es necesario enjuagar ya que la pueden tragar sin problema.
  • El alimento seco de buena calidad en forma de croquetas está preparado para arrastrar parte del sarro al morder
  • Usa snacks dentales específicos para limpiar los dientes.
  • Usa enjuagues de clorhexidina para perros. Son productos que se añaden a su agua, no suelen tener sabor y ayudan a reducir las bacterias orales causantes del mal aliento en los perros.
  • Usa juguetes y golosinas para morder, como juguetes de cuerda trenzada, etc, que arrastran parte del sarro al ser mordidos.

Si tu perro tiene mucho sarro, necesitará una limpieza dental en una clínica veterinaria,

Como ves, la higiene dental es imprescindible para evitar el mal aliento en tu perro y mantener una buena salud bucal.

Mantener limpia la boca de tu perro es  importante evitarás que tu mascota tenga un mal aliento y futuros problemas bucales como el sarro o la caída de dientes, entre otros.

Hay hoy en día en el mercado muchos productos que ayudan a llevar una correcta limpieza bucal. Consulta con tu veterinario y él te guiará.