Urgencias 24h.
649 479 855
Facebook
Twitter
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

Consejos proteger a tu gato del frio

Si tienes un gatito es importante que tomes nota, porque vamos a contarte cómo cuidar a tu gato cuando hace frio.
Los gatos son muy sensibles a las bajas temperaturas y a los cambios térmicos.
Llega el mejor momento del año. Ver a tu minino enroscado como si fuera un donut o un buñuelo, mola y mucho.
¿Sabes por qué lo hace? Para mantener su temperatura corporal. Otro comportamiento habitual en estas fechas fresquitas, es que se pegará a tu cuerpo como una lapa adorable y peluda.
Como humano responsable que quiere a su gato, sigue estas pautas para hacer del invierno una época cálidad y agradable para tu compañero de vida.

Consejos para proteger a tu gato del frío

Son solo unas simples recomendaciones para cuidar a tu gato y proteger su salud. Y además, verás lo bien que estará.
La verdad es que en invierno la salud de tu minino puede resentirse. Es muy fácil que se resfríe por las bajas temperaturas, la lluvia y la humedad, y si encima tu compañero es de los que sale de casa para vivir aventuras todavía puede correr más riesgos.

Vigila los cambios de temperatura
Tu gato tanto si sale como si es muy casero, está expuesto en mayor o menor medida a los cambios térmicos, y éstos afectan negativamente a la salud de tu peque.
Nuestro consejo es que vigiles los cambios bruscos de temperatura, aunque son más preocupantes para los gatos que salen de casa, en ambos casos hay que ser prudente y precavido, porque esa es la clave para enfermar.

Procura mantener cierta estabilidad en casa, no cierres puertas, y si pones calefacción que sea a una temperatura constante y no muy extrema.
Tu gato va por toda la casa, y es importante que no haya trastornos de frío/calor. Y si sale de ella(espero que solo a un jardín protegido), deberías ponerle algún abrigo o bufanda. Si se deja, claro.
Atento a los síntomas
Debes estar pendiente de los posibles síntomas de resfriado de tu gatito. Si observas que tu compañero peludo estornuda, moquea, tiene los ojos lagrimosos y detectas cierta apatía en su comportamiento, probablemente tu gato esté malito.
Nuestra recomendación es que acudas al veterinario inmediatamente, porque los síntomas pueden agravarse. Y nunca lo mediques por tu cuenta.
No todos los felinos padecen de la misma manera con los cambios de temperaturas. Los bebés son más propensos a enfermar porque no han desarrollado sus defensas. Los gatos mayores de 7 años, también tienen el sistema inmune más débil.
Los gatos de pelo corto sufren ya que su pelo no abriga lo suficiente y también los gatos que ya padecen alguna enfermedad.
Refuerza sus defensas
Para proteger la salud de tu gato en invierno, la mejor manera es reforzar las defensas de tu gato, con sus periódicas vacunas anuales. Nunca olvides la vacunas, no pienses que porque tu gato no sale de casa no va a desarrollar una enfermedad.
Mucha gente piensa que es un gasto inútil para gatos caseros, pero es la mejor garantía para proteger a tu felino de muchas enfermedades y además, refuerzan el sistema inmune de tu amorcito.
Los gatos están perfectamente desarrollados para evitar la entrada de bacterias, ya que sus ganglios linfáticos funcionan como filtros de microorganismos, pero a pesar de esto, bajo ningún concepto dejes de vacunarle.
La mejor manera de proteger el sistema inmune es con una alimentación de calidad. Una comida equilibrada y buena, se traduce en un minino sano, y muy fuerte ante amenazas externas. Si no lo alimentas como es debido, tu gato casi seguro que enfermará.
Lo que debes hacer es adaptar su alimentación a su edad y estilo de vida. Dietas hay muchas, y están pensadas para gatos de exterior, caseros, jóvenes, adultos, castrados, con sobrepeso, etc.
Cada gato tiene unas necesidades concretas para su sistema inmune, por ejemplo, si tu gato es muy aventurero, en invierno necesitará un mayor aporte alimenticio y calórico que el resto del año.

Fuente : actualidadmascotas.com

Normativa y accesorios para viajar en coche con perro de manera segura

Normativa y accesorios para viajar en coche con perro de manera segura
¿Cómo debo viajar en coche con perro? ¿Cuál es la normativa de la DGT? ¿Cuál es la forma más segura para viajar en coche con mi mascota?
Tanto si dispones de coche propio, como si lo alquilas para ocasiones especiales, reconocerás que es uno de los mejores transportes para viajar con perro.
No solo porque sea uno de los más cómodos, sino porque con él puedes llegar a cualquier sitio y, además, no tienes limitación en cuanto a peso y número de perros. Bueno, esto último siempre dependerá del tamaño del coche
En este artículo repasamos la normativa de la Dirección General de Tráfico (DGT) sobre el transporte de mascotas en vehículos privados y las recomendaciones del RACE y la DGT para viajar en coche con perro de manera segura.
El contenido de este artículo se ha actualizado a fecha del 8 de junio de 2021 para incluir una nota oficial del Ministerio de Interior y la Dirección General de Tráfico (DGT) contestando a una solicitud de información que le hicimos el 14 de mayo de 2021 para confirmar cómo deben viajar las mascotas en coche para cumplir con la normativa y si hay algunos accesorios obligatorios.
Anteriormente ya habíamos revisado y actualizado este artículo el 14 de mayo de 2021 con más información sobre los arneses de seguridad para perros y los sistemas de doble anclaje.
Desde Turismo Canino revisamos con regularidad nuestros contenidos para ofreceros la información más actualizada posible y basada en fuentes oficiales. Estamos a vuestra disposición para cualquier duda, sugerencia o comentario.
Normativa de tráfico para viajar en coche con perro

El Código de Tráfico y Seguridad de la DGT menciona que “el conductor de un vehículo está obligado a mantener su propia libertad de movimientos, el campo necesario de visión y la atención permanente a la conducción, que garanticen su propia seguridad, la del resto de ocupantes del vehículo y la de los demás usuarios de la vía. A estos efectos, deberá cuidar especialmente de mantener la posición adecuada y que la mantengan el resto de los pasajeros, y la adecuada colocación de los objetos o animales transportados para que no haya interferencias entre el conductor y cualquiera de ellos”.

¿Por qué es peligroso que el perro viaje suelto en el coche?
Nuestro perro nunca debería viajar suelto en el coche por motivos de seguridad, tanto la suya como la del resto de la familia.
El RACE realizó una serie de crash-tests simulando la colisión frontal a 50 km/h utilizando un maniquí de perro de 22 kg y comprobó que a esa velocidad la mascota aumenta su peso por 35 y pasaría a pesar 700 kg. En caso de accidente el riesgo de salir herido es altísimo para todos los que viajan en el coche.
Además, aumenta la distracción del conductor y podría interferir en la conducción si accede a los sistemas mecánicos (pedales, cambios de marchas…) o al asiento de la persona que conduce.
Y si el perro va asomado a la ventana a todo lo anterior hay que añadirle el riesgo de caída que esto supone.
Los sistemas de retención que existen y su eficacia
A continuación repasamos los sistemas de retención que se comercializan para llevar a las mascotas en coche y cuál es el grado de eficacia de cada una (de menos a más):
Arnés de un solo enganche
Se trata de los arneses con hebilla que se enganchan al cinturón de seguridad mediante una correa. Este sistema de retención sería el menos eficaz ya que la hebilla del arnés puede romperse con facilidad en caso de accidente y el perro puede chocar contra el respaldo del vehículo, sufriendo lesiones graves o mortales y provocando también graves lesiones al conductor en la columna.
Este accesorio no es recomendable, sobre todo para perros que pesan más de 22kg y bajo ninguna circunstancia hay que retener al animal al cinturón de seguridad mediante una correa que vaya al collar.

Arnés con dos enganches
Los más adecuados serían aquellos arneses de seguridad que mantienen fijo al perro al asiento del coche y que además cuenta con dos sistemas de anclaje al vehículo (dos enganches). Se componen de 3 partes:
1. Arnés que se coloca en el cuerpo del animal y que, a diferencia de un arnés convencional, está alcochada en la zona del esternón. El material del arnés de seguridad suele ser robusto, parecida a la tela del cinturón de seguridad.

Fuente : turismo canino

El peligro de automedicar a nuestras mascotas

Los especialistas recomendaron NUNCA AUTOMEDICAR a las mascotas, además, resaltaron la importancia de visitar al veterinario
Uno de los problemas comunes que sufren las mascotas es la automedicación por parte de sus dueños quienes les recetan antiinflamatorios o antibióticos, y esta acción puede provocarles diarrea, vómito, y en casos extremos, la muerte.
Se resalta la importancia de visitar al veterinario quien es la única persona autorizada para detectar las enfermedades de nuestros compañeros de vida.
“Dentro de las consecuencias se encuentran daños severos al aparato digestivo, principalmente el estómago, el aparato urinario, ocasionar insuficiencia renal y daños hepáticos que pueden llevar a la muerte”. (Reyes Delgado)
Evitar estos medicamentos
De manera regular los dueños administran analgésicos y antiinflamatorios como paracetamol, ácido acetilsalicílico, naproxeno, y algunos antibióticos como la penicilina y la cefalexina, sin tomar en cuenta las graves consecuencias.
El paracetamol, por ejemplo, tiene varios efectos como las ulceras gastrointestinales, insuficiencia renal, además, distorsiona el proceso de los glóbulos rojos que derivará en tejidos mal oxigenados de la mascota, lo que le provocaría la muerte.
Existen muchos medicamentos dañinos para los animales, por eso, la asesoría de un médico veterinario es indispensable para mantener sanas a nuestras mascotas.
Tenemos que tener presente que las dosis no son las mismas para mascotas que para nosotros. Al igual que hay algunas sustancias que resultan letales para nuestros amigos y para nosotros son inocuas.
Se responsable y consulta con tu veterinario

¿CÓMO PREVENIR LAS GARRAPATAS EN EL PERRO?

Las garrapatas son unos de los parásitos externos que más frecuentemente puede afectar a la salud de tu perro.
Esto es porque estos parásitos transmiten de una manera muy eficaz multitud de enfermedades a través de sus picaduras. Para evitar las garrapatas en perros lo mejor que puedes hacer es tenerlo protegido contra ellas. ¿Quieres saber cómo? ¿Quieres saber qué puedes hacer para prevenir las garrapatas y cómo eliminarlas? En este post especial te lo contamos todo.

LAS GARRAPATAS EN PERROS: CARACTERÍSTICAS DE LOS PARÁSITOS MÁS COMUNES

Las garrapatas son artrópodos pertenecientes a la clase arachnida, siendo todas ellas succionadoras de sangre. Estos diminutos parásitos pueden permanecer activos en cualquier parte de tu perro e incluso moverse entre su pelo y por distintas partes de su cuerpo. Sus zonas preferidas son las que menos densidad de pelaje tienen, como pueden ser las orejas, las axilas, las ingles o los espacios interdigitales (entre los dedos).
En España, las especies de garrapatas más frecuentes son Rhipicephalus sanguineus, seguida de Dermacentor reticulatus, Ixodes ricinus e Ixodes hexagonus. Estas especies actúan como agentes transportadores de varios microorganismos patógenos, llamados vectores, que afectan a la salud de tu perro, tales como el Hepatozoon canis, la Babesia canis, la Ricketsia spp. o la Erhlichia canis. Las garrapatas pueden transmitir numerosas enfermedades a los perros. Pero además, los humanos también estamos en peligro por sus picaduras.

¿CUÁNDO Y DÓNDE HAY MÁS GARRAPATAS?

Los ambientes cálidos, húmedos y con muchas horas de luz son los idóneos para el desarrollo de las garrapatas. Estas condiciones suelen darse coincidiendo con la primavera, el verano y principios de otoño, pero a pesar de ello hay que estar pendiente todo el año.
Las zonas donde suelen vivir las garrapatas son:
• Rurales: árboles, matorrales, rocas…
• Urbanas en el exterior: jardines, parques, macetas…
• Urbanas en el interior: grietas en paredes, alfombras, mantas…

CICLO VITAL DE LA GARRAPATA

En las mejores condiciones que se puedan dar para una garrapata, su ciclo vital suele durar alrededor de los 60 días. Tras la puesta de los huevos, su ciclo vital tiene 3 fases: larva, ninfa y adulto. En cada uno de los tres estadios las garrapatas necesitan alimentarse de la sangre del hospedador durante unos días.
Una vez alimentadas, suelen caer al suelo para mudar al siguiente estadio. Por lo que cabe la posibilidad de que, a lo largo de un mismo ciclo vital, estos parásitos pueden alimentarse de una presa cada vez que mudan.
Las hembras adultas son las que, en suelo firme, realizan la puesta de miles de huevos en cualquier rincón o zona que se encuentra muy protegida del ambiente, para que así las crías nazcan sin problemas e inicien un nuevo ciclo. Cuando las condiciones no son óptimas, o no disponen de una presa de la cual alimentarse, pueden permanecer en estado aletargado hasta casi dos años. Esto hace que si tu perro tiene garrapatas, debes estar muy atento a desinfectar cualquier recoveco de tu casa.

PREVENCIÓN Y TRATAMIENTO DE GARRAPATAS EN PERROS

Lo mejor que puedes hacer para evitar las garrapatas es un buen plan preventivo antiparasitario, tanto para tu perro como en el ambiente en el que vivís. Esto es imprescindible para que tu perro no contraiga ninguna enfermedad a través de la picadura de una garrapata.
Existen diferentes métodos para combatir a estos parástios, tanto para prevenirlas como para tratar las infestaciones por garrapatas en perros. Estos métodos se diferencian en el modo de aplicarlos, en cómo actúan y en el tiempo que protegen a tu perro. Además, hay diferentes variaciones según el método de aplicación: collares, pipetas, pastillas, espráis, lociones, polvo o champús antiparasitarios que pueden usarse de forma individual o combinada.
Estos métodos suelen incluir en su composición estos principios activos: fipronil, permetrina o piriproxifeno. Varios de estos principios, además, cubren frente a otros parásitos similares como son las pulgas, los piojos o el flebótomo.
Es importante que sepas que muchos de los productos indicados para perros adultos, no están indicados para cachorros, como tampoco lo están para su uso en gatos. Por lo que antes de utilizar cualquiera de ellos, consulta a tu veterinario.

Fuente Advance

Ahora y hasta diciembre puedes beneficiarte de nuestra campaña de diagnóstico precoz de leishmania y enfermedades transmitidas por garrapatas ( 25% de descuento)

Síntomas que nos indican que tu gato puede tener un problema de salud

La prevención será siempre la mejor medida para cuidar la salud de tu gato, pues algunos problemas de salud se pueden evitar llevando a revisión a tu gato cada 6-12 meses, especialmente cuando tienen más de 8 años.

 

Cambios en el apetito de tu gato

Si tu gato come menos y notas que esto viene acompañado de letargo, vómitos, diarrea, pérdida de peso u otros signos es probable que padezca de alguna enfermedad. Pero, un mayor apetito repentino también puede ser indicador de una mayor actividad tiroidea, diabetes o problemas intestinales.

Los gatos son animales de hábitos y rutinas, y esto aplica en sus comidas, al más mínimo cambio que notes, es importante identificarlo, y si esto continua, acudir al veterinario para descartar cualquier duda.

 

Vómitos y mareos en tu gato

Es normal que tu gato expulse bolas de pelo, pero si esto continúa de forma habitual de manera que aumenta, será necesario llevarlo al doctor para una revisión. Además, si tu gato comienza a vomitar comida o sangre puede ser señal y síntoma de problemas intestinales, renales o del hígado.

Es muy importante que no te esperes y hagas algo al respecto, mientras más rápido se identifique el problema, más rápido se solucionará.

 

Problemas para hacer sus necesidades

Es importante inspeccionar o revisar las heces de tu gato, esto para poder identificar si llega a presentar diarrea, si sus heces son de color negro o contienen sangre o mucosa. Cada una de estas señales son alarmantes y son síntomas de que algo malo ocurre con tu gato.

Aumento de peso excesivo en tu gato

Al momento en que tu gato comience a ganar peso extra y tú comiences a notar señales como dejar de ver sus costillas o incluso perder la figura de reloj de arena, es momento de evaluar sus hábitos alimenticios.

Si tu gato comienza a ganar peso en poco tiempo, puede volverse un gato con sobrepeso, esto podría causarle problemas físicos e inclusive diabetes, problemas cardiovasculares, entre otros.

 

Aumento en la cantidad de bebida y en la cantidad de orina

Como en los humanos, es normal tomar agua, sin embargo todo en exceso es un peligro para nuestra salud, y obvio, para nuestras mascotas.

Si tu gato comienza a beber más agua de lo habitual y va al baño constantemente, podría ser señal de una infección o inclusive una falla renal.

 

Piel y pelaje de tu gato

Arañazos o un acicalado exagerado, costras en la piel o una caída del pelo son indicios de que tu gato tiene una enfermedad de la piel. Si observas alguna supuración de color marrón o algún enrojecimiento en las orejas de tu gato, comunícaselo al veterinario.

 

Boca y encías de tu gato

Es muy importante revisar a tu gato, la salud dental también es un factor importante de su salud, si tu gato presenta enrojecimiento en la boca o alrededor de ella, inflamación en las encías o mal aliento, podría sufrir una enfermedad bucal.

 

Respiración de tu gato

Si observas que tu gato jadea, le cuesta respirar, respira a mucha velocidad, tose o hace ruido al respirar, se trata de posibles síntomas de problemas respiratorios graves que deberán ser tratados urgentemente.

 

Ojos de tu gato

Si parpadea de forma excesiva o presenta un enrojecimiento alrededor de los ojos, visita al veterinario porque podrían ser síntomas de algún problema de salud subyacente.

 

Huesos y articulaciones de tu gato

Si tarda en levantarse o echarse, si no salta tan alto como suele hacerlo o si tiene problemas para subir y bajar las escaleras, puede ser que presente un problema en los huesos o en las articulaciones.

¿Cómo saber si tu gato está enfermo? Al notar cualquier sospecha con cualquiera de los síntomas aquí mencionados, es importante comunicarlo al veterinario para tomar acciones a tiempo que eviten o solucionen cualquier afectación.

 

Fuente : purina

Síntomas que indican que tu perro puede estar enfermo

Los perros  avisan cuando están enfermos. Hay señales que deberían poner en alerta a sus dueños.

“Debemos prestar atención a cosas tan evidentes como el apetito o la pérdida de peso, aunque también a otras menos claras como los cambios de conducta o la pérdida de oído”, resume Manuel Lázaro, vocal del Colegio Oficial de Veterinarios de Madrid (Colvema ).

Lo importante para saber cómo actuar y cuándo ir al especialista es conocer esos síntomas que deben ponernos en alerta. Porque detrás de un cambio suele haber un problema de salud más o menos importante.

Tos y tos crónica

Lo mismo pasa con los mocos y la secreción continuada de éstos. Si son abundantes, no transparentes y acompañadas de estornudos puede que el perro esté constipado.

No es lo mismo si la tos es crónica. En ese caso el problema puede ser mayor. “Si es un perro pequeño  puede ser por un colapso de la tráquea”, señala la especialista del Colegio Oficial de Veterinarios. “O puede ser indicativo de una cardiopatía [esto en términos generales]”, añade.

-Demasiada sed y demasiada orina

Que un perro beba mucho y, por tanto, orine mucho puede significar que ha desarrollado una diabetes. Se detecta fácilmente porque llama la atención la frecuencia con la que bebe (y orina) y la cantidad de agua que consume (y mea).

También es habitual en estos casos que el perro se haga pis dentro de casa aunque esté educado para esperar a salir a la calle. Si ocurre con frecuencia hay que preocuparse.

Del mismo modo, la diabetes se manifiesta con un aumento del apetito acompañado de una llamativa bajada de peso. La respuesta se encuentra fácil en el veterinario. Un simple análisis de azúcar en sangre detecta si el animal es diabético o no.

– Sangre en la orina o micciones escasas

Si el perro orina muchas veces pero las micciones son muy escasas también está diciendo algo. “Suele ocurrir cuando tienen cistitis.

Mal pelaje

El aspecto del pelo del perro tiene que ser tupido, lustroso, brillante, sin caspa y sin alopecias. Si no es así, alerta.

A veces la solución es tan sencilla como cambiar de pienso, pero otras se necesita un estudio más exhaustivo para detectar el problema.

– Decaimiento o falta de ánimo

El estado anímico de un perro dice muchas cosas, o más bien lo dice todo. Si decae es que está pasando algo. A la mínima alteración recomienda ir al veterinario.

– Actividad excesiva

Ni lo poco es bueno ni tampoco lo es el exceso de actividad. En un cachorro no pasaría nada, está en la edad de moverse, pero si un perro ya adulto se mueve mucho e incluso no descansa por la noche habría que vigilarlo.

-Respiración rara

La especialista describe la respiración rara como una respiración por encima o por debajo de la frecuencia habitual, que no es igual en un perro de 2,5 kilos (más rápida) que en un perro de 60 (más lenta).

“La frecuencia de respiración en reposo suele ser entre 15 y 30 respiraciones por minuto.

-Vómitos y diarrea

Lo normal es que los vómitos y la diarrea sean por una gastroenteritis, pero no necesariamente tiene que ser ese el motivo.

– Andares raros

Los movimientos raros pueden ser de varios tipos, desde cojera hasta dificultad para levantarse, y pueden indicar varios problemas.

Los más habituales, sobre todo en los perros jóvenes, son traumatismos por un golpe, pero cuando el animal ya es mayor una cojera puede ser indicativo de otros problemas de salud como osteoporosis, artrosis o artritis o displasia .

– Bultos que no estaban ahí

Como en los humanos, un bulto anómalo puede ser un tumor.

Los tumores son habituales en perros y sobre todo el de mama en perras que no han sido castradas. “A partir de los 8 o 9 años se da en el 50% de las perras que no han sido esterilizadas”, explica.

– Ojos blanquecinos o con mucho lagrimeo

El color blanquecino de todo el ojo indica un problema en la córnea, mientras que el color blanco sólo de la pupila indica la presencia de cataratas u opacidad del cristalino que está situado en el interior del ojo.

Si abre y cierra mucho los ojos puede ser por una conjuntivitis, que se manifiesta también con aumento de lagrimeo

-Secreciones de oídos o mal olor

Los dolores de oído son muy molestos y el perro lo demuestra sacudiéndose mucho las orejas. Ahí hay que llevarlo al veterinario.

Hay que hacerlo también si hay secreciones de oídos o incluso mal olor, porque puede haber una infección.

En caso de que el perro tenga cerumen hay una norma obligatoria: nunca usar bastoncillo. Para eliminar se puede optar por gasas o una toallita específica

– Exceso de salivación

Esto no vale para los dueños de perros tipo mastin o boxer porque éstos salivan mucho por sistema. En otras razas, la salivación excesiva puede indicar problemas: “Heridas, quemaduras e infecciones”.

 

Ante cualquier síntoma consulta con nosotros.

6 curiosidades de la lengua de los gatos

La lengua de los gatos no es solo un órgano que participa en su alimentación. Al igual que ocurre en la mayoría de los animales, los gatos también usamos la lengua para otras muchas funciones importantes y curiosas en nuestro día a día.

Hoy vamos a ver 6 singularidades sobre la lengua de los gatos que te van a sorprender y a través de las cuáles aprenderás más sobre el comportamiento de los felinos. ¡Toma nota!

Cubierta de púas

La lengua de los gatos tiene una textura similar al papel de lija. Esto se debe a las papilas filiformes que recubren toda la superficie superior de la lengua de los felinos, formadas por queratina que las hace más duras y resistentes. Gracias a estas papilas podemos tragar mejor cuando comemos, favoreciendo la digestión de determinados alimentos.

Herramienta de aseo

La textura áspera y rígida de las papilas de la lengua de los gatos es perfecta para el aseo diario. Actúa a modo de peine, retirando los pelos sueltos y otros restos de la piel. El lado negativo es que se pueden formar bolas de pelo en el estómago si nuestros humanos no nos cepillan con frecuencia..

Termómetro para los alimentos

Los felinos estamos programados genéticamente para tomar alimentos a temperatura ambiente. Una función muy importante de nuestra lengua es poder controlar la temperatura de los alimentos, evitando así aquellos que están demasiado fríos o calientes.

No tiene papilas gustativas

Aunque tengamos la lengua cubierta por papilas de queratina, no podemos percibir los sabores con ellas. Los gatos podemos notar levemente los sabores dulce y salado, pero sobre todo nos guiamos por el olor de los alimentos.

Forma una cuchara para beber

Los gatos no sorbemos el agua para beber como los humanos. Nuestra lengua forma una especie de cuchara que nos permite introducir el agua dentro de la boca y así tomarla de una forma muy delicada. Los movimientos de nuestra lengua son tan rápidos que se repiten alrededor de 4 veces por segundos.

Muestran su afecto

Otra de las funciones más importantes de la lengua de los gatos es lamer para mostrar afecto. Este acto lo aprendemos desde que somos bebés, lamiendo a nuestros hermanos y como muestra de afecto hacia nuestra mamá. Cuando crecemos también podemos hacerlo con otros animales y con nuestros humanos favoritos por los que sentimos verdadera admiración.

¿Tu gato también te suele mostrar afecto lamiéndote con su lengua rasposa? ¡Siéntete afortunado por ello!

Fuente: sepicat

¿ Qué es la leishmania?

La leishmaniosis es una enfermedad muy grave y no tiene un tratamiento curativo. Por ello, la prevención y la detección precoz son las mejores medidas que podemos tomar.

La leishmaniosis es una enfermedad parasitaria producida por un protozoo (Leishmania infantum), que se transmite por la picadura de un mosquito (Flebotomus perniciosus). Los órganos afectados principalmente, aunque depende de la sensibilidad del animal, son el hígado, el riñón y la piel. También puede contagiarse el hombre, pero solo si su sistema inmutario no funciona correctamente y a través de la picadura del mosquito, nunca por el contacto con el perro.

Hasta ahora, el tratamiento de la leishmaniosis puede suprimir los síntomas, pero no es definitivo y tampoco impide una recaída posterior, por eso lo mejor es su prevención. Todavía el método más utilizado son los repelentes del mosquito, sobre todo en forma de collar. No obstante, los laboratorios han lanzado una vacuna contra esta enfermedad, por lo que se puede consultar con el veterinario.

También es recomendable hacer, al menos, un análisis de sangre al año para su detección precoz. Un perro puede ser portador y no manifestar síntomas, o presentar solamente signos muy inespecíficos (apatía, falta de apetito) que no hacen sospechar de esta enfermedad.

Para prevenir se deben evitar las situaciones de riesgo, es decir, las picaduras del mosquito, y utilizar un alimento de calidad que estimule las defensas inmunitarias para que el perro, en caso de estar en contacto con el parásito, pueda reaccionar rápidamente.

Una vez se ha contraído la enfermedad, para su control habrá que detectarla y comenzar el tratamiento lo antes posible. En caso necesario, existen dietas especiales que ayudan a manejar nutricionalmente la leishmaniosis.

Fuente Royal canin

BENEFICIATE   de nuestra “Campaña de diagnóstico precoz de leishamania y enfermedades por garrapatas” ( 25% de descuento) Meses septiembre, octubre y este año ampliamos a noviembre .

https://clinicaveterinarium.es/diagnostico-precoz-de-leishmania-y-enfermedades-por-garrapatas/

 

5 razones para identificar con microchip a tu perro

Cuando nos responsabilizamos del cuidado de un perro debemos hacer todo lo que esté en nuestra mano por su bienestar. Esto incluye proporcionarle la seguridad que necesita y que, por supuesto, merece.La prevención siempre es necesaria pero todavía más para los que realizan actividades al aire libre y suelen viajar con sus más fieles compañeros. Aquí encontrarás 5 razones para ponérselo, aunque solo necesitas una: puede ser su billete de vuelta a casa.

  1. Es inocuo y no le molesta. El microchip está contenido en una cápsula de vidrio de un grosor como un grano de arroz y una longitud de centímetro y medio que el veterinario “inyecta” bajo la piel del cuello. El microchip identifica permanente al animal con un número de microchip mundial único de 15 dígitos.
  2. No acarrea más molestias que cuando se coloca. Es muy rápido, un pinchazo basta, y no se precisa anestesia. Su resistencia hace que dure para siempre identificando inalterable e inequívocamente a la mascota. Los datos asociados al identificador del animal pueden ser modificados por un veterinario: cambio de domicilio, de propietario…
  3. Es una manera económica de garantizar la tranquilidad en la familia ante una pérdida nunca deseada. Se suele hacer a partir de los tres meses coincidiendo con la vacunación contra la rabia. El precio por implantarlo puede oscilar pero está en torno a los 30 euros. Su verificación la pueden hacer tanto veterinarios como las autoridades competentes.
  4. Evitan usos indebidos del pedigrí del animal permitiendo la “trazabilidad” de sus orígenes. La identificación con el microchip ayuda a las personas responsables a identificar la procedencia del perro y así poder detectar cualquier irregularidad en la que podrían caer algunos supuestos criadores/vendedores.
  5. Su uso es común y en la Unión Europea está bastante extendida la preocupación por las mascotas. Son muchos los países que tienen un acuerdo de colaboración para la compartición de las bases de datos, lo que permite ampliar el ámbito de búsqueda, en caso de robo o desaparición, más allá del ámbito local. Para estos casos, se puede recurrir al registro de mascotas europeas europetnet.

En España es obligatorio el registro y la identificación del perro, labor que recae en los municipios. Cada comunidad autónoma desarrolla su normativa en cuanto a la obligatoriedad del chip y tu profesional veterinario te informará debidamente de cualquier aspecto que debas tener en cuenta.

Fuente: Royal Canin

CONSEJOS PARA LA SEGURIDAD DEL GATO EN EL INTERIOR DEL HOGAR

Los gatos, y sobre todo los gatitos, son curiosos por naturaleza e investigan objetos tocándolos, oliéndolos y probándolos. Al traer un nuevo gato a tu casa sentirá curiosidad por todo y, a diferencia de nosotros, no será capaz de diferenciar entre lo que es peligroso y lo que no lo es. Si no estás seguro de cómo preparar tu casa a prueba de gatos,

PREPARAR TU CASA A PRUEBA DE GATOS

  • Cuando traigas por primera vez a tu nuevo gato o gatito a casa, mantén todas las ventanas y puertas cerradas hasta que se haya adaptado totalmente o hasta que pongas en las ventanas protección especial.
  • Comprueba que todos los cubos de la cocina y el baño tengan tapas a prueba de zarpas, ¡y nunca dejes bolsas de basura donde puedan ser atacadas!
  • Guarda cualquier adorno frágil, ya que no durará mucho tiempo con un gatito curioso en escena.
  • Recuerda siempre cerrar las puertas del horno, refrigerador, microondas, lavavajillas, secadora y lavadora. Pon notas en las puertas de estos aparatos para recordar a la gente que revise su interior en busca de gatos exploradores antes de utilizarlos. ¡A los gatitos pequeños les parece irresistible una secadora caliente o una lavadora brillante!
  • Mantén las tapas de los inodoros bajadas para evitar que tu gatito se caiga dentro o beba de ellos (¡o que incluso intente utilizarlo para sí mismo!). Puede que tengas que dejar una nota para recordárselo a visitantes o compañeros de piso olvidadizos.
  • Esconde todos los cables eléctricos colgantes detrás de los muebles. En la mayoría de las ferreterías puedes comprar protectores de cable gruesos: se colocan alrededor de los cables y los protegen de los mordiscos.
  • Guarda tus bolsas de plástico en un lugar seguro, ya que pueden suponer un verdadero peligro si las mastica, se las traga o se esconde dentro de ellas.
  • Las velas encendidas, la quema de incienso o quemadores de aceite sólo conllevan problemas —las llamas y los gatos peludos no se llevan muy bien—. Si haces una hoguera, asegúrate de tener a alguien vigilándola.
  • Acorta las cuerdas de persianas y cortinas, y mantenlas fuera del alcance de sus zarpas.
  • Mantén la encimera de tu cocina limpia y elimina restos de comida rápidamente. Los huesos de pollo suelen ser tentadores para los gatos, pero pueden ser muy peligrosos, ya que se les pueden astillar mientras mastican. Las cuerdecillas que se usan para la carne son también algo irresistible como tentempié o juguete, pero pueden ocasionar graves problemas de salud si se las traga.
  • A los gatos les encanta trepar, así que si quieres proteger tus muebles, te serán muy útiles los postes de rascado, sobre todo los que contienen una plataforma elevada donde pueden dormir o esconderse sin que los molesten.
  • Guarda en un armario las sustancias peligrosas de forma segura para que no puedan ocasionar ningún daño. Instala cerraduras para niños a la altura del suelo en los armarios de la cocina, ya que los gatitos curiosos tienen mucha habilidad a la hora de abrir puertas.

Fuente . Purina ( editado)