Urgencias 24h.
649 479 855
Facebook
Twitter
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

¡Cuidado con las espigas! - Veterinarium

¡Cuidado con las espigas!

Ahora que llega el buen tiempo, es más habitual salir con nuestros perros al campo o realizar largos paseos en los parques de nuestra ciudad, por ello, queremos resaltar la importancia de tener mucho cuidado con uno de peligros más comunes: las espigas (semillas muy parecidas a los cereales).

Las espigas tienen forma de arpón y pueden engancharse con mucha facilidad al pelo de nuestro perro, sobre todo si es de pelo largo, o incluso puede que se introduzcan en los ojos, oídos, nariz, axilas o almohadillas. Una vez enganchadas, se abren y se clavan en la piel, pudiendo ocasionar heridas de carácter grave.

Debemos observar si, tras el paseo, nuestro perro presenta un comportamiento extraño, como lamerse las extremidades insistentemente, pues existe una alta probabilidad de que tenga una espiga clavada entre los dedos, o si cabecea de forma brusca, sacude la cabeza de un lado a otro como cuando está mojado, incluso si deja la cabeza ladeada o chilla de dolor al moverla, puede que se haya introducido una espiga en su oído, en ambos casos debemos acudir lo antes posible a la consulta de nuestro veterinario para que realice una exploración profesional y extraiga la espiga a la mayor brevedad, evitando así daños mayores.

Asimismo si vemos que nuestro perro se encuentra molesto al respirar, estornuda repetidamente, moquea, se frota con insistencia el hocico u observamos que sangra por un orificio nasal, casi con total seguridad se le habrá introducido una espiga por la nariz, en cuyo caso existe la posibilidad de que la expulse a través del estornudo (aunque muy poco probable) o, por el contrario, que la espiga permanezca en el interior, por lo que también deberemos visitar a nuestro veterinario para que la extraiga y evitar de este modo las secreciones o sangrados nasales mayores.

Si nuestro perro tiene el pelo largo, recomendamos visitar nuestra peluquería habitual, para afeitar la cara interna de las orejas, las axilas, así como las extremidades (manos y pies) y evitar que el pelo se enrede.

Al regresar a casa, tras la jornada al aire libre, debemos cepillar con esmero el pelo de nuestros perros y estar muy atentos a su comportamiento, así podremos detectar enseguida si se sienten molestos y se lamen una parte de su cuerpo, de este modo evitaremos que ellos mismos puedan provocarse heridas y posteriores infecciones.

Por último, nunca intentaremos extraer nosotros mismos las espigas, siempre deberemos acudir a nuestro veterinario.

Deja un comentario

*
*