Urgencias 24h.
649 479 855
Facebook
Twitter
Instagram
Correo
Veterinarium
BLOG

Filariosis Canina y Felina - Veterinarium

Filariosis Canina y Felina

En este artículo os queremos hablar de una enfermedad habitual en la zona Mediterránea y en las Islas… La Filariosis o Gusano del Corazón.

Se trata de una enfermedad producida por un gusano redondo, llamado Dirofilaria inmitis, transmitido a nuestras mascotas a través de la picadura de un mosquito.

Al picar el mosquito infectado, inocula junto con la saliva las microfilarias, que son las larvas de este gusano. Estas larvas van a través del torrente sanguíneo hasta que llegan al corazón, donde se quedan y crecen hasta hacerse adultas (llegando a medir hasta 30 cm).

Filarosis

Una vez allí, se reproducen y crían, liberando de nuevo larvas al torrente circulatorio, listas para ser chupadas con la sangre por un mosquito, donde se vuelven infectivas y que al picar a otro animal lo infectará.

Los síntomas de la filariosis  son:

  1. Tos.
  2. Intolerancia al ejercicio.
  3. Pérdida de peso.
  4. Dificultad respiratoria.
  5. Falta de apetito.
  6. Vómitos.
  7. Fallecimiento.

Foto: adultos de filaria ocupando el espacio intracardíaco.

Existe tratamiento para la enfermedad, pero es muy arriesgado (no se pueden matar de golpe todos los parásitos adultos, ya que podrían generar un taponamiento cardíaco o un trombo), costoso y largo.

Por desgracia muchas veces, cuando lo detectamos es tarde y el animal acaba falleciendo.

Por eso, es muy importante la PREVENCIÓN.

¿Cómo podemos prevenir que mi perro adquiera filariosis?

  1. Repelentes: usando repelentes para mosquitos ayudamos a que el mosquito no pique a nuestra mascota (collares, pipetas…).
  1. Métodos antiparasitarios: existen en el mercado una serie de pastillas y pipetas, que lo que hacen es matar las microfilarias que son inoculadas por el mosquito, evitando así que desarrollen filariosis. Estas se deben administrar mensualmente hasta un mes después de la vuelta de la zona de riesgo, y siempre debemos estar seguros que el animal no está infectado antes de administrarlas (mediante un test en sangre). Es el método más utilizado por los propietarios de mascotas que no viven de manera habitual en las zonas de riesgo y viajan de manera puntual allí.
  1. Inyección anual: existe en el mercado una inyección de aplicación anual, que protege al animal, evitando que si es picado, desarrolle la enfermedad. Es bastante más cara que las pastillas, pero en zonas endémicas merece la pena usarlas ( para animales que están viviendo en estas zonas de alto riesgo).

Os dejamos un enlace a un vídeo en el que os explica de manera muy visual, cómo se produce la transmisión y el ciclo biológico de la filariosis.

https://youtu.be/OGmNtWKtSRQ

Consulta a nuestro equipo cuál es el mejor método para tu mascota y si tienes dudas acerca de la zona donde vas a viajar.

Equipo Veterinarium.

Deja un comentario

*
*